El nuevo símbolo de la India: la estatua más alta del mundo

Un asombroso monumento cinco veces más alto que el Cristo del Corcovado y el doble que la Estatua de la Libertad.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Abhishek Vyas / ISTOCK

No muy alejado de la desembocadura en el mar Arábigo del río Narmada – uno de los cursos fluviales más importantes de la India, además de uno de los siete ríos sagrados de la misma -, nos topamos con un extraordinario monumento por lo colosal y la envergadura de sus proporciones.

Rio Narmada, India. | Darshan Khant / ISTOCK

Una gran estatua inaugurada el 31 de octubre de 2018, el día del 143 aniversario de la muerte de la figura que representa a Vallabhbhai Jhaverbhai Patel, conocido como Sardar Patel (el Líder Patel), uno de los símbolos de la India en la lucha por su independencia como país, junto con Gandhi; un enorme monumento bautizado como la «Estatua de la Unidad».

Estatua de la Unidad, India. | Darshan Khant / ISTOCK

La estatua más alta del mundo

Situada junto al río Narmada y a pocos kilómetros de la presa Sardar Sarovar, la Estatua de la Unidad se erige imponente con sus 182 metros más sus 58 metros de altura de la base, elevándose hasta los 240 metros en una imagen que impresiona.

Abhishek Vyas / ISTOCK

Cinco veces el Cristo del Corcovado de Brasil, el doble que la Estatua de la Libertad en Estados Unidos y bastante alejada de la segunda estatua más alta del planeta, el Buda del Templo de Primavera (China), que alcanza los 153 metros (contando con la base); todo un monumento de récord que, además, fue concebido con esta intención.

Una mole de 25000 toneladas de acero, 210000 de hormigón y 1700 de bronce, que fue ejecutada por miles de obreros en un tiempo sorprendente: casi cinco años – desde que se puso la primera piedra -.

Vijayakumar Bingi / ISTOCK

Una estructura diseñada para resistir catástrofes naturales y condiciones meteorológicas adversas, con un armazón central por el que es posible ascender mediante ascensores hasta una galería situada al nivel del tórax, desde la que es posible contemplar unas espectaculares vistas panorámicas de toda la zona.

La guinda la ponen las impactantes proyecciones de láser que se despliegan por la estatua creando efectos visuales increíbles; un monumento pensado para impresionar y atraer turistas a la zona, mediante el tributo a un mandatario indio sobre el que se pretende cimentar una unidad del país.

Darshan Khant / ISTOCK

Un monumento para la reflexión

Sardar Patel está considerado uno de los héroes nacionales en la lucha por la independencia de la India, lograda en 1947. El político, nacido en la provincia de Guyarat – donde se levanta la estatua – logró varios hitos políticos que le granjearon una merecida fama pero que, a pesar de ello, no tuvieron relación con la conciliación de la población hindú y la musulmana, las dos grandes mayorías religiosas del país.

Narendra Modi – también nacido en Guyarat -, actual primer ministro de la India y propulsor de la construcción del gigantesco monumento a Patel, pertenece asimismo al partido nacionalista hindú.

Guyarat, estado donde está localizada la Estatua de la Unidad, en India. | Leonid Andronov / ISTOCK

El homenaje a una figura del nacionalismo hindú ha sido muy comentado en el país por haberse tomado como una campaña política en favor de esta mayoría religiosa frente a la musulmana – que no acepta la idolatría -, de tal manera que la pretendida unidad que lleva por nombre la estatua esté más orientada a una parte de la población más que al conjunto de los habitantes de la India.

Abhishek Vyas / ISTOCK

Por otro lado, en los últimos años se está produciendo en el territorio indio una escalada de construcciones megalíticas materializadas en estatuas de gran tamaño – algo corriente en el conjunto de Asia, que acumula más de las tres cuartas partes de las estatuas más altas del mundo -, suponiendo proyectos de gran envergadura y gran coste; en un país con graves problemas de pobreza y desigualdad, estos gestos políticos están siendo bastante discutidos por la opinión pública.

Abhishek Vyas / ISTOCK

Por último, la construcción del monumento también ha suscitado controversia por el impacto ambiental que ha supuesto en un entorno como el escogido para su emplazamiento, con fuertes críticas de los habitantes locales, que incluso se opusieron a que el primer ministro inaugurase la enorme estructura.

En definitiva, luces y sombras de la, por ahora, estatua más alta del mundo – se espera que en 2021 se vea superada por otra gran obra construida en Bombay, en la misma India -, que por un lado nos maravilla por su grandiosidad y la proeza técnica que esconde detrás, fruto del progreso del ser humano pero que, por otro lado, ha dado también lugar a la reflexión en cuanto a la finalidad y la justificación de estas mega construcciones.