Exposición sobre la vida y las teorías de Albert Einstein en Berna

En 1905 Albert Einstein publicó sus trabajos más importantes en la ciudad de Berna.

El año 1905 fue el annus mirabilis de Albert Einstein, un extraordinario periodo en el que publicó sus trabajos más importantes (El movimiento browniano, El efecto fotoeléctrico, La relatividad especial y La equivalencia masaenergía, la famosa fórmula E=mc2). Y lo hizo en la ciudad de Berna, donde trabajaba para la Oficina de Patentes tras adquirir la nacionalidad suiza (nació en Ulm, Alemania), que conservó hasta su muerte. La casa en la que habitó puede visitarse en Kramgasse, en pleno centro de la ciudad, pero más interesante es la exposición conmemorativa que se celebra en el Museo de Historia hasta mediados del mes de octubre.
La exposición plantea un interesante recorrido por la vida del genial científico, en el que se desmontan algunos tópicos, como sus malas notas en la escuela (en realidad eran excelentes, pero un error de interpretación del sistema de evaluación alemán acuñó la consoladora falacia), y se exploran los aspectos más privados de su agitada vida amorosa, así como sus ideas políticas o sus creencias religiosas. Una segunda parte explica las revolucionarias teorías de Einstein con métodos participativos que permiten experimentar cómo se dobla el espacio al acercarnos a la velocidad de la luz, ser absorbido por un agujero negro o jugar con las paradojas de la relatividad, como el viaje en el tiempo. La parte más original y divertida es la que se presenta en los jardines del museo, convertido en un parque temático en el que niños y mayores pueden aprender jugando el funcionamiento de los mayores inventos de la humanidad, desde la rueda hasta el avión, pasando por la tecnología utilizada para la construcción de Stonehenge, el anillo de monolitos de Salisbury (Reino Unido) al que se le calculan entre 3.500 y 4.000 años de antigüedad. A partir de octubre, parte de esta exposición podrá seguir visitándose dentro de la colección permanente del museo.