El negocio turístico de los rodajes en España

Los rodajes de películas se han convertido también en un lucrativo negocio turístico que muchas ciudades y regiones quieren explotar.

Franciso Cortijo
 | 
Foto: Revista viajar

En España hay grandes ejemplos, como la Almería de los spaghetti western que popularizaron Sergio Leone y un joven Clint Eastwood. O las grandes superproducciones como Por quién doblan las campanas, El Cid o 55 días en Pekín, rodadas en la España de los 50 y 60, cuando las productoras norteamericanas buscaban miles de extras baratos y grandes escenarios naturales. Las películas actuales, con más medios técnicos y menos necesitadas de personal, también dejan ingresos allí donde van. En el reciente rodaje en Cádiz de la película Alatriste, basada en la novela de Arturo Pérez Reverte, la producción gastó cerca de 250.000 € entre hoteles, proveedores, gastos de personal y extras. En el año 2002, los productores de la película Muere otro día, de la saga de James Bond, gastaron más de medio millón de €. Los hoteles de lujo españoles constituyen también un escenario habitual de las presentaciones de los filmes norteamericanos. Por ejemplo, los jardines del suntuoso Hotel Ritz de Madrid han sido testigo reciente de más de un centenar de presentaciones con deslumbrantes estrellas como Harrison Ford, George Clooney, Julia Roberts o Nicole Kidman.