Disfrutar del ocio activo en Tahití

Tahití y las islas que la rodean no son solo sol, playa y parajes idílicos para enamorados sino que son una gran oportunidad para practicar deportes de aventura gracias a su geografía y playas volcánicas.

El ocio activo y los deportes de aventura están cada vez más en auge y a la hora de disfrutar unas vacaciones ya no sólo se busca relax y tranquilidad sino también alternativas dentro del ocio activo. Las islas de la Polinesia francesa, por su origen volcánico, son perfectas para este tipo de turismo.

El interior de la isla de Tahití posee grandes paredes llenas de vegetación y cascadas y el él se puede practicar deportes como el barranquismo y el senderismo, sobre todo en el área de Te pari, en la punta sureste de la isla, sólo accesible en barco desde Teahupoo, zona famosa para los surfistas y caracterizada por sus acantilados y su biodiversidad.

Otra de las islas donde poder practicar el ocio activo es Bora Bora, que está rodeada por una laguna interior poblada de varias especies marinas como mantas raya o varias especies de corales. Esta isla está protegida del océano por una lengua de tierra y varios islotes llamados ‘motu'' en los que se pueden combinar las actividades marinas, como el piragüismo, con las terrestres, como el ascenso al monte Hue.

Desde Tahití se puede visitar Moorea, otras de las islas polinesias, caracterizada por los arrecifes de coral y por sus montes y valles a través de los que se puede practicar el senderismo hasta la Bahía de Opunohu y a través de lugares de valor arqueológico y místico llamados ‘maraes''.

Más información en www.tahiti-tourisme.es