Condom, el pueblo francés del «Todos para uno y uno para todos»

Uno de los secretos del país galo aún por descubrir...

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: JackF / ISTOCK

Charles de Batz-Castelmore nació en el siglo XVII en el actual departamento de Gers, en la antigua región histórica de Gascogne. Fue capitán de la primera guardia de mosqueteros de Luis XIV – popularmente conocido como «Rey Sol» - y ha pasado a la posteridad con el nombre de D’Artagnan gracias a Alejandro Dumas y su novela Los tres mosqueteros.

Este personaje – una de las más importantes figuras militares de la historia de Francia - ha impregnado de leyenda todo un territorio del sur del país galo situado al este de la ciudad de Toulouse.

JackF / ISTOCK

El departamento de Gers, donde podemos encontrar aún el castillo de Castelmore, donde se cree que nació, esconde lugares realmente bellos que irradian todo el encanto de los pueblos franceses del sur del país y, además, abrazan con ahínco el halo de celebridad de los tres mosqueteros y D’Artagnan.

Es con esta última definición con la que se describe a la perfección una comuna medieval situada a unos cuarenta kilómetros del lugar del nacimiento del famoso capitán; una villa que cuenta con un rico patrimonio bien conservado.

La villa del «Todos para uno y uno para todos»

En efecto, Condom ha querido encarnar esa historia de los mosqueteros en una zona que ha vivido las aventuras y desventuras de una parte de la vida de D’Artagnan y, para ello, qué mejor forma que levantar para la posteridad una gran escultura que conmemore el gesto más recordado e icónico de los tres mosqueteros y su capitán: su conocido choque de florines al grito de «Todos para uno y uno para todos», con el que han sido inmortalizados – a pesar de que el arma característica del mosquetero era un arma de fuego, el mosquete -.

 

La escultura, situada junto al ábside de la Catedral de San Pedro, llama poderosamente la atención de todo viandante que transite junto a los muros de este impresionante templo.

Hay que señalar que Condom es una importante etapa de una de las principales vías que forman parte del Camino de Santiago, la Vía Podensis, por lo que no es de extrañar que los edificios religiosos sean pieza clave del patrimonio de la villa. La iglesia de Saint-Jacques-de-la-Bouquerie da fe de ello.

D.R.

Desde la estatua de los tres mosqueteros y siguiendo la traza urbana galo-romana de la localidad, herencia de su pasado, la calle Gambetta discurre en dirección este desde la catedral, mostrándonos la riqueza y la buena conservación de sus hileras de antiguas edificaciones y ofreciéndonos un paseo peatonal muy agradable.

Otro de los mayores atractivos de esta población lo acapara el armagnac, un famoso brandy producido en esta zona y que cuenta en Condom con un museo dedicado a esta bebida.

JackF / ISTOCK

El gran desarrollo de viñedos en los siglos XVII y XVIII derivó en la especialización en este licor de gran reputación, con denominación de origen protegida.

El Museo del Armagnac, enclavado en las estancias del antiguo Palacio Episcopal, permite recorrer la historia y la producción de esta bebida, además de realizar una visita a las bodegas. La enorme prensa de varias toneladas expuesta es uno de los objetos que normalmente más llama la atención.

JackF / ISTOCK

Un buen colofón para la visita a esta bonita e interesante villa de gran riqueza patrimonial atravesada por el río Baïse en la que sentirse inmerso en el apasionante mundo de aventura de los tres mosqueteros y D’Artagnan.