Cheltenham, la ciudad balneario de la campiña inglesa

Cheltenham, una ciudad termal con más de 300 años.

Anabel Álvarez Carnero
 | 
Foto: ISTOCK

Entre las colinas de la región de los Cotswolds, que caracterizan el paisaje natural del sudoeste y oeste inglés, se asientan dos de los condados ceremoniales de Inglaterra: Gloucestershire y Oxfordshire.

Es entre los ondulantes montes del condado británico de Gloucestershire donde se encuentra la ciudad balneario de Cheltenham, también conocida como Cheltenham-spa. Este nombre se debe al descubrimiento en 1716  de su primera fuente de aguas termales. Un lugar idóneo para disfrutar de sus aguas es el Pump Room Pitville, un edificio que data de 1830 y que contiene la bomba de agua original, hecha de mármol y escayola.

Esta elegante y vibrante ciudad inglesa de casi 300 años de historia termal también es afamada por su impresionante arquitectura de estilo Regencia, caracterizado por un toque de elegancia y claridad en los edificios. Esta estética, junto a su amplia oferta de elegantes cafés, pubs, hoteles, restaurantes y las lujosas tiendas que se encontran en el barrio de Montpellier, hacen de este lugar una ciudad conocida por ser destino de vacaciones y relax de las clases más pudientes de Inglaterra.

Aunque esto no es todo lo que caracteriza este lugar, pues Cheltenham podría considerarse también el centro cultural de los Cotswolds. Durante todo el año recibe numerosos festivales que van desde las carreras de caballos que compiten por la Copa de Oro Nacional, hasta su famoso Festival de Jazz, o el de Ciencia, el de Música y el de Literatura.

Desde esta pequeña ciudad termal se puede llegar a dos de las villas más idílicas de los Cotswolds: Broadway al norte y Bibury al sur. Asimismo, a 4 kilómetros al norte de Cheltenham se puede llegar al punto más alto de la región, la colina Cleeve, que mide 330 metros de altura. Por otra parte, a 15 minutos en coche se encuentra la ciudad de Gloucester donde se pueden seguir los pasos de las películas de Harry Potter, el mago protagonista de las novelas de J.K. Rowling, así como visitar el casco viejo de la ciudad, su catedral o el museo dedicado a la escritora Beatrix Potter.