Unos cuantos (bellos) motivos para visitar la ciudad de Huesca

Huesca, con algo más de 50.000 habitantes, se presenta al visitante como una ciudad dinámica y moderna, enclavada en el centro de una de las provincias con mayor riqueza natural y paisajística.

Redacción Viajar
 | 
Foto: JackF / ISTOCK

Su privilegiada situación, distante al norte a tan sólo una hora del incomparable marco de las montañas del Pirineo y hacia el sur, a treinta minutos de las austeras estepas subdesérticas de Monegros, ofrece al visitante un contraste extremo en el color de sus paisajes y en la variedad de sus climas, del alpino al continental y al mediterráneo, junto con una diversidad de ecosistemas difícilmente abarcable en otro lugar y en tan corto espacio.

Borisb17 / ISTOCK

La capital, bien conectada al resto del territorio nacional por autovía, carreteras en perfecto estado y por ferrocarril de la alta velocidad y de cercanías, muestra una envidiable calidad de vida con todos los servicios y equipamientos necesarios para depararnos una estancia agradable y variada, acorde con las necesidades de ocio del visitante. Al mismo tiempo, Huesca atesora un rico pasado milenario y un semblante hospitalario como reflejo del carácter amable de sus gentes.

Valenti Montes / ISTOCK

Su configuración urbana y sus cortas distancias permiten pasear y disfrutar de sus calles, parques, plazas y de su casco histórico, donde destacan monumentos tan relevantes como la Catedral, de estilo gótico; la Iglesia y los Claustros románicos de San Pedro el Viejo; el antiguo Palacio de los Reyes de Aragón, hoy Museo Provincial; la Casa Consistorial de estilo renacentista aragonés, cuyo interior alberga el espectacular lienzo, la Campana de Huesca, de José Casado del Alisal.

Huesca en siete monumentos

Pero si realmente queremos empaparnos de la historia, del patrimonio y de la esencia de esta peculiar y bella ciudad, en nuestro itinerario no pueden faltar estos siete lugares que son, indiscutiblemente, una visita obligada.

Catedral de Huesca - Museo Diocesano

Se trata de un edificio gótico que data del siglo XIII al XVI. Su retablo mayor, soberbio ejemplo de escultura renacentista española, esculpido en alabastro por Damián Forment entre 1520 y 1533, representa la Pasión de Cristo. Encontramos en si interior el Museo Diocesano, construido en la zona de claustros, alberga una importante colección de arte sacro, destacando el Retablo Mayor en alabastro del Castillo-Abadía de Montearagón, realizado por Gil Morlanes el Viejo a principios del siglo XVI.

JackF / ISTOCK

Casino de Huesca

Destaca como una de las muestras emblemáticas del Modernismo oscense. El edificio del Círculo Oscense, construido a principios del siglo XX, Además de su espectacular fachada, destaca su bello portón de entrada que data de 1905 y en el interior, el vestíbulo, la escalera principal y los salones Rojo y Azul.

GFreihalter

Basilica de San Lorenzo

Se trata de un templo barroco construido entre 1608 y 1703, sobre iglesia gótica. La falta de recursos económicos motivó en ocasiones que los ciudadanos y trabajadores levantaran el templo con sus jornales sin pedir recompensa alguna. Su retablo mayor, tallado en 1678 por Sebastián de Ruesta y decorado por Bartolomé Vicente, es una joya artística del barroco. La obra escultórica más importante de la basílica es el busto relicario de San Lorenzo, patrón de la ciudad.

Murcianboy

Centro de Arte y Naturaleza

El edificio, obra de Rafael Moneo, es concebido por el autor como un “volumen ondulado y fluido”. La construcción, explota la idea de la forma inesperada que da el tiempo al paisaje, como sucede en el paisaje oscense que inspiró al arquitecto. El Centro de Arte y Naturaleza propone un programa regular de actividades centradas en la naturaleza, el espacio público, la creación artística y la cultura contemporánea apostando por introducir nuevas tendencias. Su interior alberga como exposición permanente el legado del pintor Beulas, que cuenta con importantes obras artísticas.

Rrdl

Iglesia de Santo Domingo y San Martín

Una iglesia barroca del s. XVII, que perteneció al antiguo convento de los Dominicos. La sobriedad de su fachada de ladrido contrasta con la profusa decoración de su interior, donde destaca el retablo mayor, obra barroca de Vicente Berdusán, del s. XVIII. Su planta es de cruz latina, nave única con capillas laterales comunicadas entre sí e imponente cúpula en su crucero. A destacar la capilla de Nuestra Señora del Rosario, por sí misma una iglesia dentro de la principal.

Zarateman

Convento de San Miguel

Más conocida como “Las Miguelas” data de 1110 y en su exterior destaca la esbelta torre románica y el ábside gótico. El edificio conventual es del s. XVII, habitado desde entonces por religiosas carmelitas, encargadas del cuidado de las dependencias. Su interior alberga numerosos retablos de estilo barroco y el órgano del coro, que data de 1852. Muy cerca, el puente de San Miguel, sobre el río Isuela, data de 1912 y fue uno de los primeros puentes colgados del país.

Turismo de Huesca

Iglesia de San Vicente el Real

Conocida popularmente como “la Compañía” por pertenecer desde el siglo XVII a la orden religiosa de la Compañía de Jesús. La actual iglesia, de fachada de ladrillo caravista, fue construida a mediados del siglo XVIII. En este lugar, se dice que nació San Vicente, copatrón de Huesca. En la fachada, una imagen representa al santo y en su decoración interior predomina el estilo barroco.

Zarateman