Berlín también tiene su Upper West Side: arte, jazz y tiendas alternativas

Más de 30 años después de la caída del Muro, esta zona exhibe su maravillosa metamorfosis

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: conceptualmotion / ISTOCK

Fue el epicentro cultural de Berlín con su vibrante panorama de teatros, cabarés y cafés literarios. También fue el distrito que vio cómo se gestaba el esplendor de los dorados años veinte. Y el que sucumbió después a la barbarie de la guerra, quedando prácticamente destruido.

dan_germanboy / ISTOCK

Hablamos del Upper West, el ex oeste de la capital alemana, una zona hasta hace poco adormecida y relegada a residencia de la clase alta. Por suerte los vientos de la modernidad han soplado de su parte y hoy esta parte de la ciudad caracterizada por un ambiente tranquilo y familiar se ha convertido en la efigie del latido más vanguardista.

La Bohemia exclusiva

Una dinámica escena cultural, una nueva factura arquitectónica y una capacidad para absorber las últimas tendencias urbanitas son las bazas de las que presume el occidente berlinés, que hoy es el hogar de académicos, periodistas e intelectuales. Especialmente en el barrio de Charlottenburg, uno de los más acomodados de la ciudad.

Aquí encontramos un ocio exclusivo: restaurantes refinados, compras con estilo y paseos por jardines palaciegos, pues como todo barrio alternativo que se precie, no falta una buena cuota de espacios verdes. Para ello están el Jardín Zoológico (Zoologischer Garten) y el parque Tiergarten, el más grande de Berlín, con 210 hectáreas que se abren paso entre el asfalto.

Nikada / ISTOCK

Adictos a las compras

Casi 30 años después de la caída del Muro, la metamorfosis de este distrito aristocrático ha conquistado a los berlineses. Aún quedan ciertas cicatrices, como la inconfundible silueta neorromáica de la Gedächtniskirche o Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, a la que se decidió dejar con la huella de las bombas para no olvidar nunca la barbarie.

fotoVoyager / ISTOCK

Pero todo lo demás ha sido impulso renovador. Un dinamismo que se aprecia en la famosa calle Kurfürsterdamm, coloquialmente conocida como Ku’damm, que junto a Tauentzienstraße conforma una alborotada área de tiendas. Aquí encontramos el legendario KaDeWe (https://www.kadewe.de/en/), que es una suerte de Harrods berlinés en cuya sexta planta descansa un impresionante rincón gourmet.

JKristoffersson / ISTOCK

Ambiente ‘cool’

El shopping no se acaba en este lugar. También en esta parte de la ciudad encontramos Bikini (https://www.bikiniberlin.de/), el centro comercial preferido de los hípsters. Hay tiendas, por supuesto, pero sobre todo galerías de arte, boxes donde pintores emergentes presentan sus colecciones, locales de productos orgánicos, espacios pop-up… Todo claramente instagrameable.

hanohiki / ISTOCK

Un atmósfera que también se respira en los múltiples restaurantes que salpican estos barrios, en los que toparse con los más variados fogones. Desde establecimientos que son el sumun de la elegancia, hasta pequeños locales ideales para noctámbulos hambrientos o templos para amantes de lo healthy.

Bailar hasta el amanecer

Y de noche, claro, hay que soltarse la melena. Al menos cuando se podía (y esperemos que más pronto que tarde). Para ello están los múltiples clubs donde deleitarse con distintos géneros. Desde la oferta electrónica tan reputada en Berlín hasta las propuestas algo más pijas y tranquilas.

nasowie.me

Pero son el jazz, el funk y el soul los ritmos que se llevan la palma en esta parte de la ciudad. Para sus incondicionales están The Hat Jazz Bar (http://thehatbar.de) y Quasimodo Jazz Club (https://www.quasimodo.de/), dos templos legendarios del oeste de Berlín.