Alcatraz, leyenda de lo infame

La prisión, que parecía inquebrantable, fue el escenario de una fuga legendaria.

VIAJAR
 | 
Foto: RonTech2000 / ISTOCK

“La Roca afecta a todos de manera diferente. Te hace sacar tu fuerza, o te quiebra.” Así era la definición cinematográfica con la que Clint Eastwood ilustraba la prisión más famosa de la historia.  La realidad superaba a la ficción en los inquebrantables muros de Alcatraz. Ubicada en San Francisco, cuando Juan Manuel de Ayala la descubrió en 1775, no podría ni imaginarse que en este terreno se levantaría una prisión que se recordaría como una auténtica pesadilla.

Alcatraz abrió sus puertas en 1934, para encerrar y encerrarse en sí misma durante casi 30 años. Entre sus barrotes y cancelas se imponían implacables castigos a los que, por aquel entonces, se consideraban delincuentes altamente peligrosos. Al Capone, Robert Stroud, Joseph Bowers, José Sierra, George Barnes o Alvin Karpis, fueron algunos de los hombres que, junto a otros atracadores, asesinos y jefes del Hampa, dieron con sus huesos en las frías celdas de Alcatraz. 

Apodada como “La Roca”, los enemigos número 1 del Gobierno de los Estados Unidos que finalmente eran atrapados, terminaban hacinados en esta inexpugnable prisión federal. La cárcel, por la que pasaron más de 1.500 personas, se hizo famosa por las torturas y las infrahumanas condiciones de aislamiento a las que se sometía a los reclusos. Así, la desesperación de los presidiaros registraba constantes intentos de fuga, con un sólo caso de éxito del que se tiene constancia: el de Frank Lee Morris y los hermanos Anglin en la madrugada del junio de 1962. 

El excesivo coste de mantenimiento obligó a que Alcatraz se clausurase, aunque su leyenda negra jamás ha llegado a desaparecer del imaginario colectivo global. La atracción de Hollywood por las pesadillas vividas entre sus muros, se ha plasmado en obras maestras del séptimo arte protagonizadas por Burt Lancaster, Clint Eastwood o Sean Connery. Su terrible magnetismo sigue latente y así lo confirman los más de un millón de visitantes que recibe al año.