7 pueblos españoles para gente que busca el encanto de la sencillez

Nos ponemos muy rurales…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Vicenfoto / ISTOCK

Lo rural forma parte de nuestra esencia. Encarna nuestra relación primigenia e intrínseca con la naturaleza en el momento en el que la habitamos, en aquel instante inicial en el que la antropizamos y creamos territorio. Quizás por ello, los pueblos se han erigido actualmente como los baluartes de modos de vida casi olvidados, en los que nuestro lado más humano toma un papel protagonista en detrimento de los artificios de la vida urbana.

Si eres de las personas que viajan en busca de todos esos valores que evocan las zonas rurales, si te mueves de manera pausada, sin grandes pretensiones pero con una mirada curiosa, estos destinos te pueden interesar.

1. Quel (La Rioja)

Quel es una localidad riojana situada a poca distancia de la conocida población de Arnedo. Un lugar completamente influenciado por una gran barrera del relieve, de cien metros de altura, a lo largo de la cual se disponen las principales calles.

Quel | oscarcalero / ISTOCK

La Peña de Quel, como se conoce a esta barrera, domina plenamente el paisaje urbano de este municipio que se abre a la vega del río Cidacos. Una vega que otea desde lo alto el castillo que da nombre a este punto, sin sospechar que decenas de metros más abajo, en el subsuelo del barrio de las bodegas, se oculta desde hace siglos un universo de galerías subterráneas que nos habla de una tradición vitivinícola con solera.

2. Calomarde (Teruel)

A unas decenas de kilómetros al oeste de la ciudad de Teruel y a no mucha distancia del conocido pueblo de Albarracín, se asienta la localidad de Calomarde, una pequeña población serrana de menos de cien habitantes cuyo sencillo entramado de casas nos puede llevar a engaño al obviar el maravilloso entorno natural presente en sus alrededores.

Cascada de Calomarde | Joluvijo / ISTOCK

El Barranco de La Hoz y el cañón de Los Arcos son el resultado de la acción del río Blanco o de la Fuente del Berro, en cuyo curso aparece también la hermosa «cascada batida».

Y los 6 pueblos que queremos descubrir este nuevo año son…

3. Calasparra (Murcia)

Al noroeste de la región de Murcia se ubica una localidad de gran entidad situada a poca distancia tanto del río Segura como de los embalses de Argos y Alfonso XIII. Una población muy apreciada para llevar a cabo actividades al aire libre en sus alrededores, así como para descubrir un lugar excepcional situado junto a los sotos y bosques de ribera de Cañaverosa.

Santuario de la Virgen de la Esperanza | amoklv / ISTOCK

Allí se ubica el impresionante Santuario de la Virgen de la Esperanza, un conjunto religioso excavado en la roca cuyo origen parte del siglo XVII a través de la creación de una ermita que aprovechó la existencia de una cueva.

4. Palenzuela (Palencia)

Por el nombre podríamos pensar que esta población con título de villa es la hermana pequeña de la ciudad de Palencia, y es cierto que se encuentra en esta misma provincia castellana, a poca distancia del límite con las tierras burgalesas.

 Iglesia de Santa Eulalia de Palenzuela | herraez / ISTOCK

Esta pequeña localidad de la comarca del Cerrato, declarada Conjunto Histórico Artístico, puede presumir de una dilatada historia a sus espaldas, tal y como atestiguan sus numerosas ruinas medievales, entre las que se encuentran las de la iglesia de Santa Eulalia, un triste recuerdo de épocas pasadas de mayor esplendor pero, al mismo tiempo, un bellísimo ejemplo del patrimonio abandonado de nuestro país.

5. Culla (Castellón)

Esta pequeña población medieval del Alto Maestrazgo, en la provincia de Castellón, no es para nada una población desconocida. Se trata de uno de los pueblos con mayor encanto de esta franja del este de nuestro país y, como tal, forma parte de la asociación de Los Pueblos Más Bonitos de España.

Culla | Besides the Obvious / ISTOCK

Pero este núcleo de trazado musulmán, de tan solo un par de centenas de habitantes, oculta desde su posición privilegiada en lo alto de un promontorio un encanto y una belleza de curiosa doble estampa: la de la parte baja y la parte alta. Dos espacios cuya fisionomía nos marca claramente una transición que confieren a Culla una personalidad única.

6. Corçà (Girona)

Nos movemos ahora hacia la comarca gerundense del Bajo Ampurdán, donde una tranquila población de larga tradición agrícola nos enamora hoy en día con un patrimonio medieval que, aunque de reducidas dimensiones, conserva todo el valor a través de sus vetustas piedras.

Corçà | Ainhoa

Los portalones, las iglesias románicas o los pequeños detalles de las calles adoquinadas combinan con los terruños de las afueras, donde las masías enaltecen el paisaje rural.

7. Arrabalde (Zamora)

La provincia de Zamora cuenta con algunas de las áreas rurales más deprimidas de toda España, pero también con algunas de las más genuinas. Arrabalde, en el norte de la provincia, ensalza esa autenticidad y pone de relieve, a pesar de su pequeño tamaño, la importancia histórica de algunos de estos núcleos rurales olvidados.

Casetón de los Moros en Arrabalde | Juan-Enrique / ISTOCK

Así lo confirman el Casetón de los Moros, su dolmen neolítico, o el castro de las Labradas, donde fueron hallados dos importantísimos tesoros de la cultura celtibérica.