Los 5 países más fríos para unas fiestas bajo cero

De la Antártida a Islandia trazamos una ruta gélida por parajes de hielo y nieve

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: vichie81 / ISTOCK

1. Antártida

Es, por derecho propio, el país más frío del mundo que, a día de hoy, ostenta el récord en cuanto a la temperatura más baja alcanzada: la friolera (nunca mejor dicho) de -89,2º C. En la remota Antártida, donde nadie vive de manera permanente excepto los trabajadores de las estaciones científicas, el invierno es eterno y constante. Y el paisaje, claro, cegadoramente blanco, lo que le convierte en el lugar más atractivo del mundo para los amantes de la nieve. Y también para los de la fauna polar, entre la que destacan especies tan extraordinarias como las focas Weddell, los pingüinos emperador, los leopardos marinos o las ballenas Minke. Por todo ello, el considerado como sexto continente no sólo ha cautivado a los primeros exploradores sino también a lo viajeros de hoy en día.

Antártida | goinyk / ISTOCK

2. Groenlandia

Tal es el frío del que hace gala este rincón de planeta, que políticamente pertenece a Dinamarca, que aquí las auroras boreales comienzan a verse desde agosto. Y es que mientras buena parte del globo disfruta de un sol achicharrante, en esta región emplazada muy cerca del Círculo Polar Ártico, ya las horas de luz han sido recortadas y el ambiente gélido comienza a apoderarse de todo. Porque, con un clima polar y subártico, las temperaturas oscilan entre -10 °C y -30 °C, aunque hay registros que indican que, en el centro del país, se llegaron a alcanzar alguna vez los -66 °C.

Groenlandia | nevereverro / ISTOCK

Vivir a 60 grados bajo cero: así es el pueblo más frío del mundo

3. Rusia

Pocas imágenes nos identifican tanto con este país como el famoso ushanka, ese gorro de piel con solapa en las orejas para proteger hasta la mandíbula y la parte inferior del mentón. Esto da una idea del frío que hace por estos lares, donde se ha llegado a registrar una temperatura de -72 ºC en la población de Verjoyansk, situada en la Siberia Oriental. Pero sin necesidad de acudir a estos desolados parajes azotados por la ventisca más gélida, las propias ciudades registran también un clima extremo en los meses de invierno. Eso sí, nada sobrecoge más como la belleza de Moscú y San Petersburgo bajo un inmenso manto de nieve.

Siberia | LuVo / ISTOCK

4. Canadá

Que en la propia Montreal exista una ciudad subterránea con 30 kilómetros de túneles bajo tierra que permiten a sus habitantes sortear las inclemencias del invierno, ya permite pensar que el frío, en este país, es cosa seria. Porque, aunque la temperatura promedio en las distintas estaciones varía según la ubicación, los meses fríos suelen ser duros en muchas de las regiones del país. Las temperaturas pueden llegar a caer por debajo de los -40 ºC, si bien en el pueblo de Snag, en Yukón, han llegado a situarse en los -63ºC. Por eso dicen que es la localidad más fría de Norteamérica. A cambio de tanta intemperie, los ojos disfrutarán en Canadá de paisajes fascinantes, con majestuosas montañas, lagos helados y bosques teñidos de blanco.

Yukón | Pi-Lens / ISTOCK

5. Finlandia

Este país del extremo norte de Europa se presenta completamente cubierto por la nieve durante cuatro largos meses en los que las temperaturas pueden descender hasta los -45ºC, especialmente en enero y febrero. Nada que preocupe a sus habitantes, encantados con las múltiples actividades de invierno que les brinda la naturaleza. Además de la contemplación de un paisaje de cuento con nada menos que 190.000 lagos, 180.000 islas e incontables bosques preciosos, los más activos tienen dónde elegir. Trineos tirados por perros o renos, motos de nieve, esquí normal y de fondo, pesca en el hielo… y, por supuesto en estas fechas, la visita a Papá Noel en Laponia. 

Laponia | serts / ISTOCK