5 montañas andaluzas donde no pasar calor en verano

Andalucía, una de las regiones más calurosas de España en verano, posee montañas y cumbres donde las altas temperaturas no llegan. Subir hasta ellas es una refrescante alternativa en julio.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: bluejayphoto / ISTOCK

Veleta

Granada es dueña del macizo montañoso más alto de la península ibérica (la cumbre más elevada de España es el Teide, en la isla canaria de Tenerife). Las cumbres más famosas de Sierra Nevada son el Veleta y el Mulhacén. El Mulhacén es un centenar de metros más alto que el primero, pero no es visible desde la ciudad de la Alhambra. El Veleta, en cambio, sí. En verano su ascenso se convierte en una deliciosa excursión desde la ciudad invernal de Pradollano y la estación de Borreguiles. Hay que abrigarse cuando llega la noche, aunque en Granada se padezcan tardes de cuarenta grados. Atardecer en el Veleta es una experiencia única cuando hacia el sur distinguimos el Mediterráneo y la costa norteafricana de Marruecos.

Torrecilla

Hay dos lugares donde el pinsapo, esa rareza prehistórica en forma de abeto, enraíza en Andalucía. Uno de ellos es la Sierra de Grazalema. Otro es la Sierra de las Nieves, en la provincia de Málaga. Cuando el excursionista encara el pico Torrecilla, el segundo más alto de la provincia asomada a la mar después de la cumbre de la Maroma, salen a su encuentro densas manchas de pinsapo que con sus severas copas oscurecen el camino. El pico Torrecilla es el gran símbolo de este recién nombrado parque nacional y desde su cumbre se divisa la quieta lámina del Mediterráneo y las ciudades más al norte de Marruecos. Si elegimos subir a primera o última hora del día es necesario llevar ropa de abrigo.

Aitormmfoto / ISTOCK

Sierra de María

Al norte de Almería se extiende el Parque Natural de Sierra de María. Es la comarca más húmeda y acuosa de una provincia sedienta y expuesta al sol del Mediterráneo. Sus pueblos son deliciosos, en especial Vélez Blanco, enaltecido por su castillo señorial a pesar de que su patio renacentista —víctima de un incalificable expolio— esté desde hace décadas expuesto en el Met de Nueva York. En Sierra María hay senderos entre bosques de pinos, encinas y alcornoques que conducen a cumbres que no superan los mil metros de altura, pero desde cuyas cimas se distinguen las tierras bajas de la región de Murcia. 

Monte Bonales

Sierra Morena es la columna vertebral de Andalucía. Comienza en Jaén, continúa en Córdoba, se extiende en Sevilla y acaba en Huelva antes de penetrar en Portugal. Es un viejo y literario macizo montañoso ubicado al norte de la región. En Huelva su mayor altura es el Monte Bonales. Se halla en el municipio de Arroyomolinos de León, dentro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en la frontera con las tierras sureñas de la vecina Badajoz. Subir hasta él es fácil, su cima es plana y a la caída de la tarde las temperaturas se suavizan mientras el excursionista disfruta de unas vistas impagables de toda la comarca onubense.

Arturoborrero / Wikicommos

Sierra Mágina

De existir una sierra excéntrica, embaucadora y hechizante en Andalucía esa sería sin género de dudas Mágina. Se extiende al sur de la provincia de Jaén, entre la capital y el suave pasillo natural que dejan sus montañas y las sierras bajas de Cazorla, Segura y Las Villas. Sierra Mágina es parque natural y hay dos picos en ella que la simbolizan. Se trata de Almadén y el monte Mágina, denominado del mismo nombre que la sierra que da nombre a todo. Subir hasta ellos en verano es posible. Las nieves han desaparecido y a primera hora de la mañana, desde municipios como Torres, es posible el ascenso. Una vez coronadas las cumbres las vistas desde allí arriba son inenarrables.