400 aniversario de los canales de Ámsterdam

Luis Dávila

Si en el siglo XVII esta entonces ciudad diminuta dominaba los océanos y con los provechos del comercio ultramarino florecieron en ella los negocios, la ciencia y las artes, la pujante etapa que vive actualmente no hace exagerado apuntar hacia una segunda Edad de Oro. De la primera quedaron los cuadros de Rembrandt, Vermeer y otros tantos grandes maestros, el uniforme entramado de casas burguesas que hace de Ámsterdam una de las capitales más coquetas y armónicas de la vieja Europa y, por supuesto, ese ordenado enjambre de canales que hace un par de años la Unesco acabó reconociendo como Patrimonio de la Humanidad y que, justo ahora, celebra el 400 aniversario de su construcción.