Los 20 Parques Nacionales más populares de Europa (y tres son de España)

Enormes picos de piedra caliza, bosques inmensos, lagos de agua cristalina, cascadas de vértigo, circos glaciares… ¡prepárate para disfrutar de paisajes de ensueño en plena naturaleza!

Redacción Viajar
 | 
Foto: agustavop / ISTOCK

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, apetece más que nunca disfrutar de la naturaleza. Si quieres combinar paisajes bonitos con aire puro y actividades interesantes, los parques nacionales son un acierto seguro. Y la buena noticia es que en Europa ¡hay cientos de opciones!

Para ayudarte a planificar tu próxima aventura, Musement ha tratado de averiguar cuáles son los parques nacionales más populares de Europa. Para descubrirlo, hemos analizado el número de reseñas en Google de más de 400 parques en toda Europa*.

AlenaPaulus / ISTOCK

A continuación, te presentamos la clasificación con los 20 espacios naturales protegidos más populares. En la lista encontrarás opciones tanto en España como fuera de nuestras fronteras. Enormes picos de piedra caliza, bosques inmensos, lagos de agua cristalina, cascadas de vértigo, circos glaciares… ¡prepárate para disfrutar de paisajes de ensueño en plena naturaleza!

1. Parque nacional de los Lagos de Plitvice, Croacia

Declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1979, el parque nacional de los Lagos de Plitvice no solo es el más grande de Croacia, sino también el más visitado del país. El parque, situado entre Zagreb y Zadar, tiene una extensión de casi 300 km², y su principal atractivo son los 16 lagos principales conectados entre sí por cascadas de diferentes tamaños. Los lagos se dividen en dos grupos, 12 lagos superiores y 4 inferiores. Es posible realizar diferentes recorridos siguiendo los senderos y pasarelas que conectan estos pintorescos lagos. El parque está abierto todo el año y en cada estación es posible disfrutar de una experiencia diferente. Sin duda alguna, es un lugar que merece la pena visitar al menos una vez en la vida.

Saludamos al martes desde uno de los paisajes más maravillosos de Europa. Un lugar casi de cuento que es capaz de atraparnos con su desbordante naturaleza. Hablamos de los Lagos de Plitvice, en Croacia, una maravilla natural encadenada por exuberantes lagos y cataratas, un enigmático sistema de cuevas y frondosos bosques de hayedos. | Andrew_Mayovskyy / ISTOCK

2. Parque nacional Krka, Croacia

El Parque Nacional de Krka, que lleva el nombre del río Krka, está situado en el centro de Dalmacia, entre las ciudades de Zadar y Split. Fue creado en 1985 y abarca un espacio de 109 km². Uno de los principales atractivos del parque son las siete cascadas en las que los visitantes pueden refrescarse. La más conocida es la cascada Skradinski buk, que alcanza los 46 metros de altura. Otra actividad muy recomendable son las excursiones en barco a la isla Visovac y las visitas al monasterio de Krka, dos de las principales atracciones de la región. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de las numerosas cuevas que salpican este espacio protegido.

pershinghks / ISTOCK

3. Parque nacional de Cinque Terre, Italia

El parque nacional de Cinque Terre está en la región de Liguria. Dentro del parque se encuentran las cinco pintorescas localidades de Riomaggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso, todas ellas con una ubicación espectacular sobre los acantilados de la costa. Como los pueblos son pequeños y están bastante cerca, es muy fácil explorar la zona en tren. Desde la estación de la ciudad de La Spezia parten los trenes que paran en cada uno de los pueblos. También hay varias rutas de senderismo, aunque conviene comprobar el estado antes de la visita, ya que no todos los tramos están abiertos durante todo el año. Otra opción interesante son los paseos en barco para admirar el parque y los coloridos pueblos desde agua.

Cinque Terre Express, Italia | Julia Lavrinenko / ISTOCK

4. Parque nacional del Teide, España

El parque nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007, se encuentra en el centro de la isla de Tenerife. Uno de sus símbolos más destacados es, sin duda alguna, el volcán del Teide, el pico más alto de toda España. El Teide cuenta con un teleférico, y desde la estación superior, situada a 3555 metros, es posible disfrutar de unas vistas únicas al parque, a la isla de Tenerife y al resto del archipiélago. Durante tu visita podrás admirar formaciones rocosas tan curiosas como el Roque Cinchado, plantas endémicas de las islas canarias como el tajinaste rojo, e incluso aprender sobre las constelaciones y los planetas si optas por un tour nocturno.

Vistas del Teide | MikeMareen / ISTOCK

5. Parque nacional del Distrito de los Picos, Reino Unido

Designado parque nacional en 1951, el Distrito de los Picos fue el primer parque nacional del Reino Unido. Ocupa un área de 1440 km² en seis regiones diferentes, y dentro del parque hay un montón de paisajes impresionantes, con casas solariegas y castillos históricos, lagos, cuevas y numerosos senderos para recorrer a pie. Es posible visitar el Distrito de los Picos en cualquier época del año y disfrutar de una experiencia diferente cada vez. La mejor forma de desplazarse dentro del parque es en coche, aunque también hay varias líneas de tren que conectan las diferentes ciudades situadas dentro del parque.

Daniel_Kay / ISTOCK

6. Parque nacional de Vesubio, Italia

Creado en 1995, el objetivo del parque nacional del Vesubio es proteger el volcán y toda la región que lo rodea. El cráter del volcán, todavía activo, está situado a unos nueve kilómetros de la ciudad de Nápoles. Fue precisamente una erupción de este mismo volcán, la que en el año 79 d. C., arrasó por completo Pompeya. Hoy en día, las ruinas de esta antigua ciudad romana son una de las excavaciones arqueológicas más importantes del mundo. A los amantes del senderismo les gustará saber que en el parque hay varias rutas. La más famosa es el «Sentiero N.5», conocido como «Il Gran Cono».

itchySan / ISTOCK

7. Parque nacional de Timanfaya, España

La intensa actividad volcánica que tuvo lugar entre 1730 y 1736 cambió para siempre el paisaje de la isla de Lanzarote. Estas mismas erupciones fueron las que originaron el parque nacional de Timanfaya. Hoy en día, las caprichosas formaciones rocosas y los tonos rojizos y anaranjados del paisaje trasladan a los visitantes a otro planeta por unas horas. Entre las actividades más destacadas cabe mencionar la «Ruta de los Volcanes», en la zona de las Montañas del Fuego, ya que atraviesa algunos de los puntos más llamativos del parque.

Timanfaya, Lanzarote | zodebala / ISTOCK

8. Parque nacional de Snowdonia, Reino Unido

El parque nacional de Snowdonia, situado en las tierras altas de Gran Bretaña, es famoso por sus más de 100 lagos naturales y sus espectaculares paisajes. Además, aquí se encuentra el pico más alto de todo Gales: Snowdon. Dentro del parque hay varios pueblos pequeños en los que habitan más de 20 000 personas. Algunas de las actividades preferidas entre los visitantes que se acercan a Snowdonia son los deportes acuáticos y el senderismo. El parque ocupa una superficie de 2142 km² al noroeste de Gales, por lo que una de las mejores formas de recorrer la región es en coche, aunque también hay excursiones que salen cada día de Llandudno y Cardiff.

Martin Walley / ISTOCK

9. Parque nacional de Peneda-Gerês, Portugal

Peneda-Gerês, creado en 1971, es el único parque nacional de Portugal, aunque en el resto del país hay otros muchos espacios naturales protegidos. Abarca una superficie de 70 290 hectáreas, entre Alto Minho y Trás-os-Montes, a unos 100 km de Oporto. El parque ha sido declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco, y en las casi 100 aldeas presentes en la zona protegida todavía se mantienen vivas tradiciones muy antiguas. Peneda-Gerês es el hogar de numerosas especies animales, como lobos, jabalíes, nutrias y caballos salvajes. Los visitantes que se acerquen hasta aquí podrán disfrutar de las increíbles vistas desde los miradores repartidos por el parque, ver cascadas, monumentos y, en definitiva, admirar el maravilloso paisaje.

Sergey_Peterman / ISTOCK

10. Parque nacional New Forest, Reino Unido

Situado en el sur de Inglaterra, entre Hampshire, Dorset y Wiltshire, el parque nacional New Forest es el segundo más pequeño del país, con una extensión aproximada de unos 580 km². Puedes admirar su naturaleza intacta recorriendo los senderos a caballo, en bicicleta o caminando. Además, como esta zona prácticamente no ha sido alterada por el hombre, podrás maravillarte con los ciervos y ponis salvajes que viven libremente en la región. Antes de irte, saca tiempo para visitar los pequeños pueblos de la zona, como Brockenhurst, Beaulieu, Burley y Lyndhurs.

gollykim / ISTOCK

11. Parque nacional Karkonosze, Polonia

Este parque nacional, situado en las Montañas de los Gigantes, atrae a casi dos millones de visitantes al año, gracias a sus increíbles paisajes y a los más de 100 km de senderos disponibles. Algunos de sus mayores atractivos son Śnieżka, el pico más alto de la cordillera de los Sudetes, las cascadas de Szklarka y Kamieńczyk, los circos glaciares Śnieżne Kotły y el lago glaciar Mały Staw.

TomasSereda / ISTOCK

12. Parque Nacional de Calanques, Francia

Este famoso parque francés tiene alma mediterránea. Situado en el corazón de la metrópoli de Aix-Marsella-Provenza, es el primer parque nacional periurbano de Europa. Además, al englobar zonas terrestres y marítimas, cuenta con una impresionante biodiversidad, con nada más y nada menos que 140 especies terrestres protegidas, 60 especies marinas y unas 1000 especies vegetales. Y por si fuera poco, en el parque también se pueden practicar un gran número de actividades: recorre los fantásticos senderos suspendidos entre el mar y la tierra, practica escalada en los impresionantes acantilados calcáreos, atrévete con el submarinismo, haz un tour en bici o visita la gruta Cosquer… En el parque nacional de Calanques hay opciones para todos los gustos.

Janoka82 / ISTOCK

13. Parque nacional de Ojców, Polonia

Situado a unos 20 km al norte de Cracovia, Ojców es el parque nacional más pequeño de Polonia, pero sus 21 km² dan para mucho. Además de pasear por los valles de los ríos Prądnik y Sąspówka, los visitantes pueden adentrarse en alguna de las más de 400 cuevas que existen, como la del Rey Łokietek, o admirar las curiosas formaciones rocosas fruto de los diferentes procesos cársticos ocurridos en la zona, como el Mazo de Hércules. Las ruinas del antiguo castillo de Kazimierz, el castillo de Pieskowa Skała y el pintoresco pueblo de Ojców también se merecen una visita.

alder7 / ISTOCK

14. Parque nacional de Triglav, Eslovenia

El único parque nacional de Eslovenia lleva el nombre de la montaña más alta del país: Triglav (2864 metros). En esta zona de los Alpes Julianos se pueden visitar algunas de las atracciones naturales más espectaculares de Eslovenia, como el lago de Bled y su icónica isla, en la cual se encuentra la iglesia de la Asunción de la Virgen. Otras tres paradas imprescindibles son el lago de Bohinj, situado en un valle paradisíaco rodeado de bosques y montañas; el valle del río Soča, conocido como el «río esmeralda» por el intenso color de sus aguas, y Kranjska Gora, la localidad favorita de los amantes del deporte de invierno.

wallix / ISTOCK

15. Parque nacional del Gargano, Italia

Este parque nacional, situado en la cordillera del Gargano, forma una península en la costa adriática italiana. Con 121 118 hectáreas, es el parque natural más grande de Italia y una de las mayores reservas naturales del país. Aquí podrás hacer un montón actividades, empezando por una excursión a la impresionante foresta Umbra y a una de las playas más bellas de Apulia: la Baia di Manaccora. Aprovecha también para admirar la flora autóctona. Las Islas Tremiti, que forman parte del parque, albergan más de 2 000 especies botánicas; el 35% de las especies botánicas registradas a nivel nacional.

dpVUE.images / ISTOCK

16. Parque nacional del Cilento y Valle de Diano, Italia

El parque nacional del Cilento y Valle de Diano, situado en la provincia de Salerno (Campania), es popular por muchas razones. Creado en 1991, está considerado Reserva de la Biosfera desde 1997 y figura en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1998. Su paisaje, predominantemente montañoso, ofrece múltiples opciones para practicar senderismo en medio de una vasta flora. Además, como abarca más de 80 municipios, el parque nacional cuenta también con un rico patrimonio cultural. Durante tu visita, podrás admirar los yacimientos arqueológicos y los museos que repasan la historia de las civilizaciones que poblaron la zona. Desde la cultura de Villanova pasando por la colonización griega y el Imperio romano… ¡Los amantes de la historia están de enhorabuena!

AndreaRR / ISTOCK

17. Parque nacional de la Vanoise, Francia

El parque nacional de la Vanoise está situado entre los altos valles de Maurienne y Tarentaise, en el departamento de Saboya. Está rodeado de montañas que superan los 3000 metros de altura, con numerosos glaciares y puertos de montaña de fácil acceso. La zona protegida de 535 km², a menudo denominada «zona núcleo», se amplía a 1250 km² si se añade la superficie del parque nacional italiano Gran Paradiso, con el cual confina a lo largo de 14 kilómetros. Juntos forman la mayor zona protegida de Europa Occidental. Y para los excursionistas que buscan naturaleza y aventura, ¡hay nada más y nada menos que 400 km de senderos señalizados!

agustavop / ISTOCK

18. Parque nacional de South Downs, Reino Unido

Pueblos pintorescos, acantilados de tiza, viñedos, paisajes exuberantes… El parque nacional de South Downs, situado en el suroeste del país, entre Londres y la costa sur, recibe el apodo de «pulmón del suroeste de Inglaterra», y razones no le faltan. Su rico legado histórico incluye un yacimiento prehistórico de la Edad de Hierro: el castro Chanctonbury Ring. Durante tu visita, también podrás admirar los escarpados acantilados de color blanco característicos de la zona, como por ejemplo los del Cabo Beachy.

kodachrome25 / ISTOCK

19. Parque nacional de las Cevenas, Francia

Creado en 1970, el parque nacional de las Cevenas abarca 118 municipios y tres departamentos franceses: Lozère, Gard y Ardèche. Consta de cinco macizos y es uno de los pocos parques nacionales en el que hay personas residiendo de forma permanente, incluso en la zona protegida y regulada. El parque ha sido reconocido por la Unesco como Reserva de la Biosfera en 1985. Pero también cuenta con la prestigiosa etiqueta de «Reserva Internacional de Cielo Oscuro», que reconoce la belleza de su cielo estrellado y sus paisajes nocturnos. Con todos estos atractivos, no es de extrañar que se haya hecho un hueco en nuestra lista.

Tim Starke / ISTOCK

20. Parque nacional de los Picos de Europa, España

El parque nacional de los Picos de Europa lo tiene todo: elevadas cumbres de roca caliza, bosques frondosos de robledales y hayedos, matorrales y pastizales, ríos, lagos y desfiladeros, pueblos con encanto y mucho más. Por eso, decidir qué visitar puede resultar tarea difícil. Algunos de los lugares imprescindibles son, sin duda alguna, el Naranjo de Bulnes, una de las cumbres más emblemáticas de España; el Mirador del Tombo, con unas vistas espectaculares al valle de Valdeón; los lagos y el Santuario de Covadonga; y el desfiladero de la Hermida, el más largo de España. Y si te gusta caminar, la ruta del Cares es para ti.

nevodka / ISTOCK