12 sitios cristianos ocultos de Nagasaki

Declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, estos lugares son un testimonio de una tradición cristiana secreta hasta el siglo XIX.

Viajar
 | 
Foto: roc8jas / ISTOCK

En la región japonesa de Nagasaki, diez pequeños pueblos acaban de ser incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, además del castillo de Hara y una catedral al noroeste de la isla de Kyushu. Se trata de doce lugares que son el testimonio de una tradición cristiana transmitida en secreto, y es que esta religión estuvo prohibida en Japón desde el siglo XVII hasta el XIX.

Todos estos lugares son testigo de las primeras actividades de los misioneros y colonos cristianos en Japón: desde el primer contacto, la etapa de prohibición y persecución de la fe cristiana, hasta la revitalización de las comunidades cristianas tras el fin de la prohibición de esta religión en el año 1873.

Fue en la costa occidental de Nagasaki donde se establecieron los primeros colonos y misioneros europeos a partir del siglo XVI, cuando se convirtió en la puerta de entrada a Japón para el intercambio comercial con otras potencias europeas. Desde aquí, estos misioneros intentaron introducir la religión cristiana en el país nipón. Un siglo después, en el XVII, se prohibió esta fe en Japón y algunos cristianos emigraron a islas remotas aunque el cristianismo permaneció oculto y siguió siendo practicado en secreto, sobre todo en aquellas  comunidades donde estaba más arraigado. De esta época datan algunas casas de líderes cristianos y cementerios de comunidades cristianas ocultas mantenidas por algunos católicos por su cuenta, lo que les convirtió en cristianos clandestinos.

El monte Yasumandake, considerado sagrado por los cristianos, o la isla de Nakae no shima son algunos de los lugares venerados en secreto. Aunque de esta época también queda en pie otras edificaciones vinculadas a la religión cristiana como el castillo de Hara, el Antiguo Seminario o Escuela Católica de Nagasaki o la Catedral de Oura, de cinco naves, cuya construcción fue dedicada a los 26 mártires de Japón crucificados en 1597.

Con la apertura de Japón a las relaciones internacionales a mediados del siglo XIX, y el levantamiento de la prohibición a la religión cristiana, el Papa confió a la Sociedad Misionera Extranjera de París la tarea de re-evangelizar el país, aunque las religiones mayoritarias de Japón siguen siento la budista y la sintoísta.

En concreto estos 12 sitios son:

  1. Restos del Castillo Hara
  2. Aldea Kasuga y lugares sagrados en Hirado (Villa Kasuga y Monte Yasumandake)
  3. Aldea Kasuga y lugares sagrados en Hirado (Isla Nakaenoshima)
  4. Aldea Sakitsu en Amakusa
  5. Aldea Shitsu en Sotome
  6. Aldea Ono en Sotome

Restos de aldeas en isla Nozaki

Aldeas en la isla Kashiragashima

Aldea Egami en la isla Naru (Iglesia Egami y sus alrededores)

Aldeas en la isla Hisaka

Aldeas en la isla Kuroshima

Iglesia católica de Oura