La Menina Gigante de Madrid: ¿A favor o en contra?

Ayer se iluminó la descomunal menina de 10 metros de altura en la madrileña Plaza de Colón, una iniciativa municipal que ha causado polémica. Consultamos a varios expertos con opiniones encontradas

M. Escribano/B. Pérez/L. Meyer
 | 
Foto: Pablo Blazquez Dominguez / GETTY

Ayer tuvo lugar el encendido oficial de las luces navideñas de Madrid, lo que incluye a la enorme menina de diez metros de altura y 7,5 metros de anchura instalada en la Plaza de Colón, en lugar del clásico árbol de Navidad gigante. Un estructura de aluminio de 1,3 toneladas ribeteada con 37.720 bombillas de led que ha generado cierta polémica con ardientes defensores y detractores. En VIAJAR hemos consultado a algunas voces cualificadas. El debate está servido. 

Pablo Blazquez Dominguez / GETTY

 

Julián Villagrán: "Estamos manoseando demasiado a las meninas"

El actor gaditano, residente en Madrid y ganador de un Goya, está a punto de estrenar dos películas con Paco León y Javier Guzmán, aunque su personaje más querido por el público es el del propio Velázquez en la serie El ministerio del tiempo

Fotograma de Julián Villagrán como Velázquez en 'El ministerio del tiempo' |

“La menina de la plaza de Colón es la culminación de las otras meninas de tamaño “más humano” que inundan Madrid desde hace unos años, pintadas por diferentes artistas. Sinceramente, conozco a algunos de esos artistas y algunos han hecho cosas interesantes, pero en general hay muchas aberraciones. Me parece bien lo de sacar a la calle el arte del Museo del Prado, pero creo, sinceramente, que estamos manoseando demasiado a las meninas. Tanto es así, que soy un acérrimo seguidor de una cuenta de Instagram que se llama “Stop Meninas”. 

Una de las meninas a tamaño natural que inundan Madrid, reinterpretadas por artistas | BrasilNut1 / ISTOCK


Javier Polo: "Es como una menina fallera"

Es el director del documental The Mystery of the Pink Flamingo, estrenado hace un par de semanas y que está teniendo gran repercusión tanto en nuestro país como a nivel internacional. La película gira en torno al gira en torno al icono kitch por excelencia: el flamenco rosa. Y muestra e excéntrico viaje emprendido por Rigo Pex (MENEO) y su encuentro con personajes obsesionados con este animal, entre ellos Eduardo Casanova o el legendario director de cine John Waters. Sabe de lo que habla, por tanto, cuando habla de la utilización de iconos. 

Yo la veo como la menina fallera, porque es lo que habríamos hecho en las Fallas de Valencia

“Me gustaría verla en directo, de momento la he visto en fotos. Pero si tuviera que darle una descripción, la denominaría la “menina fallera”. Soy de Valencia, y me recuerda mucho a los ninots de aquí por las noches, en Fallas. Supongo que cobra más sentido por la noche, cuando está iluminada. Con 10 metros, desde luego es un buen bicho. Pero creo que le da un poco de folclore y de color a Madrid, que no le viene mal. ¿Qué diría John Waters? Diría que a esta menina le falta sexo y sangre”. 

Peio H. Riaño: "Una menina es algo universal, no un icono madrileño"

Autor del libro  'Las invisibles' una crítica al machismo que siempre ha impregnado al Museo del Prado, donde las artistas femeninas han sido, históricamente, muy ninguneadas. 

“No puedo tener ninguna opinión positiva de esto por varias razones. Lo primero, por generar un icono supuestamente madrileño que no tiene nada que ver con Madrid. Una menina es algo velazqueño y por lo tanto es universal. Entonces, generar un icono a partir de una ocurrencia de un empresario del diseño, me parece catastrófico".

Pablo Blazquez Dominguez / GETTY

No se puede llenar un espacio público de cachivaches de mal gusto sin consultar al ciudadano

"Por otro lado, el secuestro del espacio público al que se está sometiendo la plaza de Colón con este tipo de horteradas y barbaridades nunca debería ocurrir, y mucho menos por parte de la corporación y por los poderes públicos. No se puede crear un espacio de la comunidad, un lugar compartido, lleno de cachivaches y de mal gusto sin preguntar en ninguna ocasión al ciudadano. La población tendrá que decidir de qué manera quiere que esa plaza se llene de referentes y qué referentes quiere que haya. El problema es que se está tratando el espacio público como un mercado promocional de un señor que se ha inventado la peor de las ideas de los últimos años. Además, gastando un dinero que se necesita en otros lugares”.

Felipe García-Bañón Sanz-Briz, 'Felipao': "Lo único polémico son sus dimensiones"

Felipao, con una de sus Meninas poliédricas para DS Automobiles. | Goyo Conde

Es más conocido por su nombre artístico, Felipao, y conoce bien Las Meninas. De hecho, es el creador de unas originales meninas poliédricas que vende y ha mostrado en multitud de exposiciones, incluidas las que hace últimamente en colaboración con la marca de automóviles DS (marca premium del Grupo PSA). Él mismo decoró una menina, a la que llamó Osada, y que estuvo situada en el madrileño Paseo de Recoletos como parte de la exposición Meninas Madrid Gallery de 2018. 

Cuando algo es bonito, sigue siendo bonito por mucho que se vea o interprete

“La Menina Gigante puede ser polémica por las dimensiones y la luz, porque de noche es muy espectacular, pero nada más. La fisiología de la Menina en sí no me parece muy diferente al resto. Es la menina clásica de toda la vida, hecha con estructura metálica y luces. Llevamos 100 años reinterpretando las meninas. Es un icono, que no va a perder su encanto por mucho que pase el tiempo. Cuando algo es bonito, no porque se vea mucho o se interprete mucho deja de ser bonito”. 

Andrés Trapiello: "Es una caricatura de algo extraordinario"

Acaba de publicar el libro Madrid (Editorial Destino). Conocedor como nadie de la historia de la capital, que desgrana en esta obra junto con sus vivencias personales, Trapiello considera que la ciudad se llena de demasiadas cosas. 

El escritor Andrés Trapiello. | Raúl Caro / EFE

“Lo de la Menina Gigante me parece todo una charlotada, como las otras meninas a tamaño natural, las estatuas de vacas, el monumento que pusieron a los refugiados en Recoletos… Madrid es una ciudad que no se sabe muy bien por qué, los alcaldes o los concejales enloquecen de pronto y la llenan de violeteras, de bomboneras, de esculturas… Yo creo que en Madrid, como en las casas, de vez en cuando tiene que llegar alguien y mandar al trastero la mayoría de las cosas para que respiremos un poco. Basta ya. Las meninas, además, son ya una especie de caricatura de algo extraordinario; parece una broma. Y las vacas esas que colocaron, la rana que han puesto enfrente del Museo del Cera…"

En Madrid, todos los alcaldes caen en la mamarrachada

"En Madrid no se sabe por qué los alcaldes, incluso los mejores, caen de pronto en la mamarrachada. Llenan Madrid de mamarrachos. Y Madrid está demasiado iluminado. De hecho, las ciudades más elegantes de la vieja Europa ya han comprendido que sus iluminaciones se deben acercar lo más posible a las iluminaciones del siglo XIX, que son mínimas, para conservar un cierto misterio de la vida. A lo mejor hay gente que le gusta, pero yo tiendo a un cierto minimalismo natural”.