Ford Mondeo Titanium

Cómodo en todo tipo de trazados, el flamante Mondeo es muy estable. Ofrece un amplio interior agradable a la vista y al tacto. En Ford está claro que quieren salir a la cabeza del pelotón de sus competidores.

Motor Zeta

Los fabricantes conocidos como generalistas se las ven y se las desean para colocar una berlina con los sufi cientes atractivos para hacer frente a los de las marcas conocidas como Premium. Siempre juegan con el precio, bastante por debajo de éstas, pero en los últimos tiempos también se están acercando en diferentes atributos, como la calidad, la mecánica, comportamiento o lujo.
El recién estrenado Mondeo representa el mejor ejemplo de lo que están espabilando. En la compañía Ford han diseñado una berlina con un empaque extraordinario y con una relación calidad-precio que resulta bastante aceptable.
Con respecto al anterior modelo de idéntico nombre, guarda pocas cosas en común. El que ha empezado a rodar por las carreteras es más amplio, equipa mucho más lujo y su comportamiento resulta más aplomado en todo tipo de carreteras. La versión que publicamos en estas páginas es la mejor equipada y también la más potente. Sin duda, hará las delicias de todos los aficio nados a una conducción animada. El motor turboalimentado responde muy bien desde bajas revoluciones. Además, no es nada brusco de reacciones. En carretera se muestra noble de comportamiento y en las curvas cerradas se sujeta bastante bien gracias a sus neumáticos -bastante anchos para este tipo de berlina- y a un bastidor bien equilibrado. En todo momento da sensación de fiabilidad.
El tacto de la dirección es el correcto, aunque no es muy directa, pero sí bastante suave en ciudad. Como opción, se puede pedir la suspensión electrónica que se adapta de forma automática al terreno. Por otra parte, la capacidad de frenada es más que suficiente para detener los más de 1.500 kilos que pesa el nuevo Mondeo. En cualquier caso, no se le ha realizado una conducción deportiva para probar su resistencia al calentamiento.
El salto hacia delante en este vehículo se nota también en unos asientos que recogen a la perfección a los ocupantes -en especial a los de las plazas delanteras-, en el compendio tecnológico que equipa y en el interior agradable y refi nado a la vista y al tacto.
En fin, se trata de una berlina muy bien rematada y vistosa por dentro, que lleva a los ocupantes envueltos en una atmósfera de tranquilidad. Ford parece que ha dado en el clavo con este modelo, que también se vende con cinco puertas y en versión familiar.