Daniel Calparsoro: "Madrid es un viaje extremo: a lo mejor del mundo... y a lo peor"

Entrevistamos al director de 'Hasta el cielo', una película que parte del agujero más deprimido de la capital, y acaba en lo más alto... de las torres de la zona financiera 

Luis Meyer
 | 
Foto: Brian Hallet©

En 'Hasta el cielo' hay aluniceros, macarras, delincuentes de guante blanco (o más bien, de traje y corbata), persecuciones, violencia, amor, drama y, por qué no, también algunas dosis de humor. También hay actores consagrados (Luis Tosar) y otros emergentes que se acaban de poner de moda (Miguel Herrán) Es cine lúdico en cada forograma, de ese que logra que te evadas mientras dura la película, atrapa y entretiene desde la primera escena, y no da un respiro hasta la última. Y sobre todo, está muy bien rodado por Daniel Calparsoro (Barcelona, 1968), un director bregado en filmes adrenalíticos. 

'Hasta el cielo' es un thriller, pero también es, en cierto modo, una película viajera, porque te recreas en su diversas localizaciones.

La película es un viaje en varios sentidos. Es un viaje para el espectador, sin duda. Pero también para el protagonista, interno y externo: de lo más bajo a lo más alto, de la chabola a las torres de las grandes corporaciones. De la pobreza, a la riqueza. Es un viaje geográfico también, porque el personaje va de Madrid a Ibiza, de Ibiza a Valencia… viaja en barco, en ferry, en coche… Y sobre todo, hay un viaje a la ambición. 

La primera escena ya anticipa en principio y el final: un primer plano de las chabolas y al fondo, las siluetas de las grandes torres de Madrid.

Exacto: te estoy enseñando el mapa desde el principio. 

Recuerda a las películas de los años setenta, que contaban las andanzas del Pera, el Vaquilla… delincuentes jóvenes con los que te acabas encariñando. 

No me he inspirado en esas películas esta vez, en general yo siempre he sido muy fan del cine kinki. Mi película preferida es Deprisa, deprisa, de Carlos Saura. Y yo ya había hecho películas de ese tipo antes, como la primera que rodé, Salto al vacío, Asfalto… Es un universo al que me gusta volver. 

Enrique Cidoncha

Pero para esta película me he inspirado en sucesos reales, que luego he ficcionado: me interesaba mucho contar una historia de ambición, donde alguien sale de lo más bajo, ve cómo los demás se enriquecen, él no tiene ningún tipo de ascensor socia y tira por la calle de en medio. Ese es el viaje del protagonista. 

¿Cómo es Madrid, como escenario para una película?

Es una ciudad que me encanta, y es un personaje más de la película. Sobre todo con las tomas aéreas: es un personaje enorme y silente, que avanza y se mueve de forma inexorable, donde pasan muchas cosas. 

¿Y como ciudad?

Es como lo que refleja la película: un viaje extremo a lo mejor, y a lo peor. 

¿Hay algún lugar en el que aún no hayas rodado, donde te gustaría que se ambientara tu próxima película?

Me encantaría rodar en Essaouira. Es un lugar que te espolea la imaginación. Me encantaría hacer un thriller allí. 

StreetFlash / ISTOCK