Verano en Burgos: ¡adiós al calor!

La provincia de Burgos ofrece multitud de espacios en los que combatir el calor disfrutando del agua.

VIAJAR
 | 
Foto: cineuno / ISTOCK

El agua está constantemente presente en la provincia de Burgos. Importantes ríos como el Ebro, el Duero, el Cadagua o el Arlanzón recorren el territorio creando paisajes diversos, que van desde valles suaves a profundos cañones pasando por lagos, cascadas y pozas. Además de la belleza de sus entornos naturales, estas zonas ofrecen multitud de posibilidades de ocio ideales para el verano: baños, piragüismo, kitesurf, etc. 

En Las Merindades, al norte de la provincia, se hallan algunos de los lugares más refrescantes de Burgos. Un ejemplo es la piscina natural de Espinosa de los Monteros, ubicada en un entorno montañoso de gran belleza paisajística. Después del baño es posible acercarse hasta esta localidad histórica, construida alrededor del año 800 a.C. por los pobladores cántabros, y pasear descubriendo algunos de sus edificios más significativos, como el palacio de los Marqueses de Chiloeches o la parroquia de Santa Cecilia.

IVANVIEITO / ISTOCK

Asimismo, al oeste de la provincia encontramos Arija, un pueblo dividido en dos barrios por el embalse del Ebro. El pantano cuenta con playas de arena fina y una amplia oferta de actividades acuáticas como piragüismo o kitesurf. Además, desde la construcción del pantano en los años 40 del siglo pasado, la zona se ha convertido en un auténtico paraíso ornitológico. 

El parque El Soto es el pulmón de Villarcayo y uno de sus grandes atractivos durante los meses estivales. Situado a orillas del Nela, este espacio ofrece piscinas naturales, jardines, zonas verdes, instalaciones deportivas y una gran superficie arbolada. En las inmediaciones, es posible visitar la ermita de San Roque, del siglo XVIII. 

Situada en el Valle de Sedano, al norte de la provincia, Orbaneja del Castillo es una de las localidades más singulares de Burgos. Las calles y edificaciones tradicionales del municipios son de gran belleza, pero el entorno natural que cerca el pueblo no se queda atrás, destacando especialmente los paisajes del Cañón del Ebro. Otro lugar que también merece una visita es el complejo kárstico de Orbaneja y su espectacular Cueva del Agua, de la que emerge una enorme cascada cuyas aguas caen 20 metros abajo sobre unas pozas, creando un paisaje refrescante y muy bello.

cineuno / ISTOCK

Por otro lado, al sur de Las Merindades se halla Pedrosa de Tobalina, una población de apenas un centenar de habitantes conocida por su cascada El Peñón. En este enclave, el río Jerea se topa con un salto de unos 100 metros de ancho y cerca de 20 metros de alto que salva precipitándose al vacío y creando una estampa espectacular, especialmente durante los meses del deshielo.

Por último, al este de la provincia de Burgos las aguas del río Arlanzón se regulan tanto con el embalse de Úzquiza como con el pantano de Arlanzón. Este último, uno de los pantanos con menor capacidad de la cuenca del Duero, ofrece muchas posibilidades recreativas y deportivas, entre ellas el baño o la práctica de piragüismo. Además, en sus inmediaciones es posible visitar el conocido yacimiento de Atapuerca.

// Outbrain