Estas tirolinas te subirán la adrenalina (y mucho)

Adrenalina. Emoción. Y muchos nervios. Tragamos saliva para tirarnos de dos tirolinas Guinness.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Photographer: Arturo Veredas

FUENTESPALDA. LA TIROLINA MÁS LARGA DE EUROPA.

Todo sucede muy rápido. “Al tirarte sientes una avalancha de emociones que se apoderan de tu cuerpo, una sensación intensa de subidón que te hace abrir la boca sin poder gritar, que te detiene en el tiempo. Se paran también los pensamientos. No las sensaciones. Escalofriantes e imponentes se superponen unas sobre otras. Así se deben sentir los pájaros.” Es la experiencia que viven los que ya sean tirado de la tirolina más larga de Europa.

Redacción Viajar

La tirolina de Fuentespalda bate otro récord. Es la adaptada más grande del mundo. Llega el momento de la verdad. De tirarse. Vamos. Arnés, casco y gafas. Estamos a más de 1.000 metros de altitud. En la casilla de salida, un escalofrío intenso recorre todo el cuerpo. Para acostarte sobre el vacío no hay límite edad. Tampoco hay que estar en plena forma. 

Photographer: Arturo Veredas

Estamos en la Toscana Española. En el pueblo de Fuentespalda, en Teruel. Es temprano. El sol todavía no pega fuerte. Afrontamos el desafío. Pasar por encima de las copas de los árboles, cruzar el bosque desde arriba, dejar el pueblo allá abajo. Respirar ese aire puro y sentir esa sensación de volar como un pájaro a 120 km / h. Superar los límites. Romper las barreras. Y Soltar toda la adrenalina de la que somos capaces.

Redacción Viajar

El peso mínimo es 50 kilos y el máximo es de 110. Desde que la han estrenado, se han tirado niños de 10 años y personas mayores de 75 años. Todos con algo en común. Ganas de derrochar emociones fuertes. Desde aquí arriba, divisamos pueblos de la Comarca del Matarraña y de la provincia de Tarragona. Las vistas de 360 grados resultan increíblemente increíbles. 

Redacción Viajar

Desde arriba, las casas parecen diminutas hormigas. Cogemos aire. Nos da tiempo a tomar perspectiva de la altura a la que nos encontramos. Nos atrevemos. Giramos la cabeza a la derecha y a la izquierda para visualizar aún más la panorámica. Estamos en una nube, la adrenalina recorre todo nuestro cuerpo. Son los dos minutos más intensos jamás vividos. (Por el momento).

Photographer: Arturo Veredas

SANLÚCAR DE GUADIANA. LA ÚNICA TRANSFRONTERIZA EN EL MUNDO

Es la única tirolina transfronteriza en el mundo. El origen, en un pueblo de Huelva, Sanlúcar de Guadiana. El destino, a menos de un kilómetro y en otro país. Esta tirolina resulta imprescindible. Atravesarla suponer cruzar una frontera por el aire. Sin tocar los pies en la tierra, llegamos a Alcoutim. El cielo de Portugal nos recibe una hora antes tras cruzar el río Guadiana.  El huso horario, que juega a favor.

Redacción Viajar

Accedemos a la tirolina caminando. El senderismo es una buena opción para completar esta vivencia. Por el camino, cajas de limones con carteles: “Sírvase usted mismo” o “La Naturaleza es para todos”. Unos instantes antes de tirarnos, ante nuestros ojos, el río Guadiana, el cuarto más caudaloso de España. Atravesarlo sobre la tirolina es sentirse como un pájaro. Y entonces nos damos cuenta de que somos capaces de volar. Aunque solo sea durante unos segundos.

Redacción Viajar

Durante el recorrido, la frontera natural que divide a España y Portugal se muestra ante nuestros ojos. Dejamos atrás Sanlúcar de Guadiana. Vamos dirección a Alcautim. Dos pueblos con  tantas similitudes que podrían ser hermanos. Dos países. Dos lenguas. Un río y dos riberas. Frente a frente. El Castelo Velho se levanta en el pueblo portugués.  Del de San Marco, en la provincia de Huelva,  parte nuestra aventura.

Redacción Viajar

Quieres que sea eterna. En unos 30 segundos alcanzamos entre 70 - 80 Km/ h. Con los brazos pegados al cuerpo cogemos más velocidad.  Solo da tiempo a pensar una cosa: “que no se termine nunca”.  Y cuando acaba, nos espera el Algarve portugués. Un pueblo con casitas blancas. Detenido en el tiempo. Lleno de luz y callejas serpenteantes. Un lugar para pasear y disfrutar de una de sus terrazas con vistas al río. Y de su playa fluvial Pego Fundo.  Y de sus gentes.

Redacción Viajar

La eternidad dura poco. En el muelle de Alcoutim espera el ferry que cruza el río. En unos minutos estaremos de vuelta en España. Esta vez regresamos por mar. (Aunque estemos deseando volver a volar).