Nos vamos de patios cordobeses: el Alcázar Viejo

El centro de la bella Córdoba, ciudad Patrimonio de la Humanidad, esconde Los Patios. Originarios de la cultura romana, y readaptados por los árabes, son caprichos para descubrir. Son monumentos tan bellos, que la UNESCO los ha reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Pasear por Córdoba embriaga los sentidos, es el reino de la de luz, el aroma y el color.

Irene González
 | 
Foto: Irene González

Antes de que en Mayo se llenen de visitantes por su reconocida fiesta de Los Patios, nada mejor que Abril  para enamorarse de los patios recónditos, fuentes cantarinas y bellísimas flores que exhalan evocadoras esencias. Son algunos de los encantos que avalan la fama mundial de los singulares y exclusivos patios de Córdoba, y que mejor que Abril para visitarlos, casi de forma personalizada de manos de sus entregados dueños. Los miman y cuidan durante todo el año, son las niñas de sus ojos que muestran orgullosos a los amantes de las flores. En abril, Córdoba es un oasis de frescor y fragancias de todo tipo de flores y árboles. Jazmines, hiedras, rosales trepadores, buganvillas, geranios, claveles, gitanillas, alhelíes, naranjos  y cipreses cubren entre otras miles de especies, las calles y casas cordobesas.

El origen de este arte floral se remonta a las culturas babilónicas y egipcias, práctica que se generalizó entre griegos, romanos y árabes con el objetivo de refrescar sus viviendas. El patio era, y es, el entorno donde se desarrolla la vida familiar que buscaba el frescor de su pozo, y de su vegetación. Es tal la importancia de los patios, que la UNESCO los ha reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Pasear por Córdoba embriaga los sentidos por su explosión de luz, aroma y color.  Las flores cubren y cuajan sus patios con tal fuerza y belleza que tienen su propio concurso, "La Fiesta de los Patios" que se celebra en  Mayo y supone todo un homenaje a este refinado y sencillo estilo de vida.

Te proponemos la Ruta de Patios del Alcázar Viejo que abre sus puertas desde Marzo hasta Julio, y durante todo el otoño. En pleno barrio de San Basilio, casi peatonal en su totalidad, se pueden visitar  algunos de los patios más bellos, y que hasta hace poco era un privilegio reservado en exclusiva al mes de mayo. Ahora, acceder a la esencia más cordobesa es posible durante la mayor parte del año en este emblemático barrio. Recorremos 7 Patios cordobeses del Alcázar Viejo, en los que hubo un tiempo, en el que vivir era un arte.