Cavernas españolas en la que sentirte como Indiana Jones

Nuestra geografía esconde bajo tierra magnificas cavernas históricas. Posee uno de los mejores conjuntos de cuevas visitables de toda Europa. En un espléndido y desconocido patrimonio geológico, imprescindible para los Indiana Jones.

Irene González
 | 
Foto: Irene Gonzalez

España posee uno de los mejores conjuntos de cuevas visitables de Europa. Nuestra geografía esconde bajo tierra magnificas cuevas históricas,  una fortuna geológica que ofrece un gran aliciente a los apasionados de la naturaleza. Y aunque son las grandes desconocidas, son asombrosas. En ellas se pueden encontrar desde pinturas rupestres, hasta ritos funerarios, pasando por antiguos bandoleros. Son tesoros ocultos, rincones con magia y con un halo de energía. Son un rico patrimonio geológico, de una calidad y variedad desconocidas por muchos.

Espectaculares las Cuevas del Águila, descubiertas por unos chicos gracias al vapor de agua  que salía por un agujero de la tierra. Decididos a explorar ese fenómeno entraron en la cueva hasta llegar a la gran bóveda principal, aunque su camino de vuelta fue más complejo, ya que estuvieron horas perdidos. Esta gruta es un sugerente recorrido de un kilómetro, por las entrañas de esta singular y sorprendente cavidad kárstica, única en el centro de la península.

Otro regalo del planeta en la Cueva de Los Enebralejos, visitable desde 1995. Aunque es una gran desconocida, tiene gran relevancia desde el punto de vista espeleológico, arqueológico, geográfico y cultural. Además, también está rodeada de leyenda, ya que, según la tradición oral, en Prádena se cuenta que la entrada a la cavidad fue cerrada en época de los Reyes Católicos por la Santa Inquisición, porque decían que era escondrijo de judíos. Así que, muchísimo tiempo después, fue redescubierta  en 1.932, cuando las obras que se realizaban en un pozo de la finca del Cebadero, perforaron una de las galerías. Junto a la cueva se alza un didáctico poblado que recrea el ambiente prehistórico del inicio de la edad de los metales, hace más de 4.000 años, para conocer las formas de vida de sus antiguos habitantes. Y obligatorio es pasear por el Acebal de la dehesa de Prádena por sus robles centenarios, el bosque de acebos más meridional de Europa.

Otra imprescindible es la Cueva de la Galiana, a la que se accede desde la entrada del Parque Natural del Cañón del Río Lobos, y que ofrece la oportunidad para iniciarse en la espeleología. Otro hito es la Cueva Palomera, que bajo las bellas tierras de la Comarca de las Merindades, es una de las más grandes de nuestro país. Y una de las más hermosas es la leonesa de Valporquero, la más joven de Castilla y León, con un millón de años. Esta cueva nació cuando, en el Pleistoceno, las heladas aguas del arroyo homónimo se empezaron a colar silenciosas entre la piedra caliza.

Una de las joyas de nuestro país es la Gruta de las Maravillas, en pleno casco urbano de Aracena. Es tan espectacular, que ha sido escenario de famosas películas. Como Indiana Jones,  recorremos mundos subterráneos en busca de un fascinante mundo bajo tierra lleno de estímulos, lugares de vida, o de muerte, que han perdurado inamovibles desde sus orígenes. Casi todas han sido descubiertas de forma casual, así que, seguramente, bajo nuestros pies existen muchas por descubrir.