Palma para comérsela: una ruta apetitosa por la capital de Mallorca

Dos restaurantes y dos mercados para descubrir su portentosa gastronomía

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Fera

Lo dijo el mismísimo The Times hace apenas unos años: Palma es la ciudad más agradable del mundo para vivir. Para comer también, añadimos nosotros. Y es que la capital de Mallorca, esa suerte de isla dentro de otra isla desparramada a los pies de una de las bahías más bellas del Mediterráneo, tiene en la gastronomía una de sus grandes bazas.

De sus restaurantes a sus mercados, aquí van cinco claves para agasajar al estómago y, ya de paso, descubrir que esta ciudad es mucho más que la puerta de entrada a los atractivos de la mayor de las Baleares. 

Fera

Que el propio chef, el austriaco Simon Petutschnig, defina su propuesta culinaria como “una orquesta sensorial”, ya da una idea de que lo que podemos encontrar. Una singular visión de la cocina que combina sabores asiáticos y mediterráneos para alumbrar un sorprendente menú con delicias tales como un tataki de salmón, bogavante y kaviar royal con aguacate, ponzu y mango o un solomillo de wagyu con salsa perigueu, duxelles y alcachofa.

Tataki de bogavante con caviar royal, aguacate, ponzu y mango | Fera

Emplazado en un palacete del casco antiguo con un bonito patio empedrado, Fera es uno de los restaurantes más sugerentes de Palma, aclamado por su tratamiento de los productos locales con técnicas novedosas de otras latitudes.

Solomillo Simmental Perigueux con duxelle y alcachofa | Fera

Pero más allá de su saber gastronómico, Fera es también el lugar donde empaparse de arte. Para ello cuenta con una impresionante colección que incluye esculturas, fotografías, pinturas e instalaciones cuidadosamente seleccionadas, que dotan a los diferentes espacios de una magia especial.

Restaurante Fera | Fera

Entre ellas, destacan las obras de Toni Garau, el artista mallorquín que rinde homenaje al pasado textil de su ciudad natal, Sóller, a través de creaciones elaboradas con hilos. De raíz fue su última exposición en Fera, con la que abrió la última edición de la prestigiosa Nit De L´Art 2021.

Arte de Toni Garau | PHILIPPE DEGROOTE

Palma para 'winelovers': una ruta de vinos por la capital balear

Raw & Grill – The Brasserie 

El nombre lo dice todo: crudo y brasas. Y dentro de esta categoría encontramos otros tres apartados: tierra, mar y granja. Así se define la filosofía de este restaurante ubicado en el Hotel Cort, en pleno corazón de la ciudad. Como una rendición a la excelente materia prima con la mínima manipulación.

Restaurante Raw & Grill | Raw & Grill

En Raw & Grill se busca la armonía de los sabores, pero siempre manteniendo su frescura. Platos atractivos elaborados con simplicidad y sin ningún tipo de camuflaje. Riquísima carne y pescado fresco, pero también platos veganos para dar opción a todos los comensales.

Y todo ello, en un espacio de diseño que sigue la línea del hotel boutique en el que se ubica: suelos de mosaicos hidráulicos y una decoración con cierto toque british en la que no faltan estilosos botelleros, sorprendentes espejos y mobiliario de materiales tan nobles como la madera y el cuero.

Mercat de L’Olivar

De todos los mercados de Palma, éste es el más grande y tal vez el más querido por propios y extraños. Una cita ineludible en pleno centro histórico si lo que se busca es producto local de primera calidad con puestos de degustación y tapas.

Mercado del Olivar | We-Ge / ISTOCK

Pero el Mercat de L’Olivar también es el lugar al que ir para comer en los restaurantes de la galería comercial, donde incluso pueden cocinar lo que se ha comprado abajo. Destaca asimismo la Gastroteca Mauricio, un espacio gastronómico ideado para eventos, en los que está garantizado que se puede comer como en casa.

Mercat Ecològic

Fue el primer mercado ecológico ubicado en una capital de provincia y ha servido como referente para la creación de muchos otros en nuestra geografía. Hablamos del Mercat Ecològic, que abre de martes a sábados y que basa su filosofía en la máxima “de la tierra al plato”.

Mercat Ecològic | chixoy

Lo que aquí encontramos son alimentos ecológicos certificados, frescos o transformados, que están producidos localmente por labradores y agricultores. Frutas, verduras, embutidos, aceites, harinas, pan y pastelería sin aditivos ni intermediarios. Una delicia.