La Sierra de O Courel, el “sí o sí” para visitar en otoño

Uno de los parajes naturales más bellos de Galicia

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Ruben Bermejo / ISTOCK

Al sureste de Lugo, ocupando una buena porción de su provincia y una pequeña franja de Castilla y León, se encuentra la sierra de O Courel, uno de los rincones más bellos y de mayor diversidad natural del noroeste peninsular.

Un paraíso de bosques y montañas que nos deslumbra con una preciosa amalgama de colores otoñales cuando comienza el último cuarto estacional de cada año.

Preciosa estampa otoñal de la Sierra de O Courel
Preciosa estampa otoñal de la Sierra de O Courel | ZHARATE / ISTOCK

Nos adentramos en un territorio que hollaron los romanos, donde descubrieron una riqueza mineral que les impulsó a explotar las entrañas de estas tierras durante siglos. Unas tierras pobladas por castros, aldeas de piedra y pizarra, albarizas, pontellas o los tradicionales sequeiros donde secar y conservar las castañas, el fruto más representativo de estos meses.

Valles encajonados y tupidos bosques

La sierra de O Courel se extiende a lo largo y ancho de algo más de 21000 hectáreas, ofreciéndonos un paisaje montañoso con una cota máxima que supera los 1600 metros de altitud.

Las aguas del río Lor dan vida a los bosques de la sierra
Las aguas del río Lor dan vida a los bosques de la sierra | LuisVilanova / ISTOCK

El río Lor, el curso fluvial más importante de la sierra, atraviesa longitudinalmente estos relieves no demasiado pronunciados pero capaces de formar laderas de un notable desnivel, creando una morfología de extraordinaria belleza.

Estas laderas cuentan en grandes áreas con bosques donde cohabitan, en muchas ocasiones, especies tanto mediterráneas como atlánticas, dando lugar a espacios vegetales de una riqueza y biodiversidad excepcionales, como es el caso de la devesa de A Rogueira, una verdadera joya que atesora Galicia que, a pesar de sus escasos tres kilómetros cuadrados, constituye una de las masas boscosas más impresionantes de la región y de todo el noroeste peninsular. Una rareza de foresta atlántica que se ha convertido en uno de los grandes reclamos de O Courel.

Desde estos caminos de la Devesa da Rogueira se puede contemplar la tranquilidad de los bosque más impresionantes de Galicia
Desde estos caminos de la Devesa da Rogueira se puede contemplar la tranquilidad de los bosque más impresionantes de Galicia | LuisVilanova / ISTOCK

Hayas, tejos, robles, encinas, abedules y numerosas manchas de soutos - agrupaciones de castaños -, diseminados por todos estos montes, que son seña de identidad de los mismos. Un árbol, el castaño, icónico de estos parajes y elemento recurrente de la alimentación de los habitantes de esta parte de Galicia en el pasado, que hace imprescindible una ruta senderista durante la estación otoñal.

No se queda atrás tampoco la fauna, que puede presumir de haber alcanzado un nivel de diversidad envidiable en este entorno serrano rico en cursos de agua, aguas subterráneas, cascadas y pozas.

Un legado etnográfico y patrimonial envidiable

La sierra de O Courel, a pesar de su carácter montañoso y de constituir uno de los enclaves más elevados de Galicia, no ha escapado al trasiego de los pueblos. Desde hace siglos, gracias a la relevancia del Camino de Santiago, al constituir una puerta de entrada hacia el noroeste desde El Bierzo; y, anteriormente, debido a la gran riqueza minera de estas tierras, de la que fue consciente el Imperio Romano, que ocupó y explotó estas montañas habitadas, previamente, por pueblos que han dejado su huella en varios castros, especialmente los conservados en los puntos elevados sobre el río Lor, como los de Vilar o Da Torre.

Vistas de los verdes bosques de la Sierra de O Courel
Vistas de los verdes bosques de la Sierra de O Courel | Jose Antonio Gil Martinez

La etimología del nombre de la sierra apunta hacia el topónimo de “Caurel”, popularmente utilizado por quienes habitan aquí, que a su vez nos remonta a una palabra compuesta, de origen latino, que hace referencia en última instancia a la naturaleza geológica de estas tierras, tan apreciada en su época por los romanos.

Ojo Guareña: un viaje al centro de la tierra… desde la provincia de Burgos

No es de extrañar, por tanto, que de estas montañas se llegara a extraer, a lo largo de siglos de extracción, hasta tres millones cúbicos de minerales, destacando las explotaciones auríferas, donde normalmente se utilizaba el método de ruina montium, el mismo que nos ha legado el magnífico Monumento Natural de Las Médulas en El Bierzo.

Las impresionantes Médulas del Bierzo en León
Las impresionantes Médulas del Bierzo en León | StockPhotoAstur / ISTOCK

Un sistema basado en la elevación de agua hasta las vetas de mineral, mediante un sistema de canales, como bien muestra el Túnel romano de Romeor, un curioso vestigio de aquella intensa actividad, al igual que las huellas que han dejado en el paisaje las antiguas minas auríferas de Toca, Torubio y Millares.

Herencia de aquella actividad son las herrerías que se pueden encontrar a lo largo de la sierra de O Courel, como la de Lousadela, que representan una parte destacada del rico legado etnográfico presente en estas tierras.

A lo largo de la sierra se encuentran antiguas casas que han sobrevivido al paso del tiempo
A lo largo de la sierra se encuentran antiguas casas que han sobrevivido al paso del tiempo | JanoCalvo

A las herrerías se unen los sequeiros, usados para el secado y conservación de las castañas, o las albarizas, construcciones de piedra y pizarra que servían para mantener las colmenas fuera del alcance de los osos.

Dentro de la arquitectura rural destacan, sin embargo, las pallozas y las casas construidas a base de pizarra, muy abundante en la sierra. Ejemplos sobresalientes de estas últimas son las que podemos encontrar en Ferramulín o Esperante.

Este es uno de los pocos bosques autóctonos que se conservan en la Devesa da Rogueira
Este es uno de los pocos bosques autóctonos que se conservan en la Devesa da Rogueira | LuisVilanova / ISTOCK

Para completar nuestro recorrido, de entre las numerosas aldeas diseminadas por la zona, la mayor parte pertenecientes al municipio de Folgoso de O Courel, es imprescindible la visita a Seoane, una parroquia en cuya jurisdicción podemos encontrar desde el castro de Mercurín hasta la devesa de Da Rogueira, pasando por cuevas tan emblemáticas como la” Cova do Oso”.