El viaje perfecto al Alentejo: 5 planes para todos los gustos

Surf, enoturismo, glamping bajo las estrellas… esta región portuguesa lo tiene todo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: nikename / ISTOCK

Un litoral deslumbrante con playas salvajes y solitarias (o familiares y bien equipadas). Una naturaleza inexplorada que aúna entornos diversos. Unos pueblos auténticos y deliciosos donde descubrir la hospitalidad portuguesa. Una gastronomía irresistible regada con los ricos vinos de la tierra. El Alentejo es la región que lo tiene todo, el destino que propicia el viaje perfecto. Aquí van cinco planes muy diferentes para confirmarlo:

1. Actividades acuáticas

Está el surf en el paraíso de Comporta, una de las actividades estrella de la costa del Alentejo, que atrae a un buen número de aficionados. Las maravillosas playas donde se baten las olas y las escuelas que ofrecen cursos adaptados para todas las edades y los niveles convierten a este rincón de arenas doradas bañadas por un mar turquesa en uno de los principales reclamos para los amantes de los deportes acuáticos.

Comporta | Tiago_Fernandez / ISTOCK

Pero no es el único. Menos glamourosa, pero no por ello menos atractiva, la villa de Vila Nova de Milfontes, conocida como la princesa de esta región, no sólo destaca por sus aguas cristalinas, sus playas arenosas y su increíble fauna y flora, sino además por su amplia oferta de actividades de aventura. Situada en el estuario del río Mira, una vía de agua que protege de los vientos y olas del Atlántico, es el lugar ideal para probar la habilidad sobre el kayak, la canoa o la piragua.

2. Excursiones para viajar en el tiempo

Un regreso al pasado, sí, es lo que se experimenta cuando se visitan las ruinas romanas de Troia. Porque este monumento arqueológico, el más importantes del Alentejo, data de la primera mitad del siglo I y está considerado el mayor complejo de producción de conservas y salsa de pescado en el occidente romano. Pasear por este yacimiento es maravillarse con sus numerosas piscinas, su balneario, su centro religioso y sus cuatro zonas industriales. Y entender por qué se trata de un espacio memorable que refleja la importancia de la pesca y la economía local desde el principio de los tiempos.

Ruinas romanas de Troia | sanjorgepinho

Alentejo es mucho más que playas: un recorrido irresistible... lejos de la costa

3. En busca de la fauna

También tienen estos parajes su cuota de belleza animal. En primer lugar porque el Alentejo es una de las mejores regiones de Europa para la observación de aves, para lo que existen distintas actividades. La más interesante es la que incluye un circuito por los lagos del entorno natural de Évora donde el birdwatching está garantizado.

Especie de abejaruco en Alentejo | FrankMcC / ISTOCK

Pero tal vez la fauna más sorprendente es la que habita en el estuario del Sado. Nos referimos a los simpáticos delfines, para cuyo avistamiento existen paseos en barco que propician la divertida aventura de contemplarlos a corta distancia con sus saltos y carantoñas. 

4. Un poco de Enoturismo

Viñedos, bodegas e idílicos hoteles consagrados al vino hacen de la oferta enoturística del Alentejo un plan perfecto para un fin de semana. Calificado como el "mejor destino enoturístico del mundo para visitar en cualquier época del año"  por la revista USA Today, este territorio cuenta con ocho zonas Denominación de Origen (Portalegre, Borba, Redondo, Reguengos, Vidigueira, Évora, Granja/Amareleja y Moura) y tres rutas del vino certificadas: la Ruta de San Mamede, al norte de la región, donde se producen vinos de fuerte color e intensidad aromática; la Ruta Histórica, que recorre todos los viñedos del centro del Alentejo (como Borba o Reguengos de Monsaraz); y la Ruta del Guadiana, que sigue el río que le da nombre.

Sohadiszno / ISTOCK

5. Glamping bajo el cielo estrellado

Una experiencia original, divertida y sugerente: la de acampar en un paraje maravilloso para dormir contemplando las estrellas. Pero hacerlo, además, de una manera de lo más sibarita. Porque no hablamos de camping sino de glamping. Para ello está de Azenhas da Seda, unas espaciosas tiendas de campaña, decoradas con un gusto exquisito y dispuestas en los rincones más bellos de la ribera del río Seda, para dormir con el arrullo del agua.

Noche estrellada en Alqueva, Alentejo | miguelclaro / ISTOCK