Seis Semanas Santas diferentes en España

Es tiempo de procesiones, así que vamos a disfrutar de lagunas de las 25 celebraciones de Semana Santa que, por sus originales particularidades, han sido consideradas de Interés Turístico Internacional. Te proponemos 6 que jamás hubieras imaginado, y que tienes que sentir, al menos, una vez en la vida. 

Irene González
 | 
Foto: Syldavia / ISTOCK

Nuestro país cuenta con una ancestral tradición de Semana Santa, con celebraciones muy heterogéneas en las que se amalgaman el fervor religioso, el arte, la historia, las costumbres y tradiciones, y un valor estético tan singular, que atraen a los más religiosos, y a los no creyentes. No hay ciudad, ni pueblo que no cuente con la suya, a la que acuden los que viven fuera, y en la que participan, de una u otra forma, todos los vecinos.

epicurean / ISTOCK

Las Semanas Santas de Zamora, Cuenca, Málaga, Sevilla y Valladolid fueron las cuatro primeras declaradas de Interés Turístico Internacional, allá por los años 80 del siglo pasado. Hoy 25 ostentan este importante título, que las coloca en el mapa mundi. España es un paraíso de penitentes, nazarenos, pasos monumentales, fervor, a veces religioso, a veces de tradición, y de cofradías. Y es que esta celebración religiosa forma parte de la historia de nuestro país. 

Las cofradías, que surgieron cuando miembros de un mismo gremio o estamento se juntaron con fines benéficos, o para rendir culto a un santo patrón, desfilan desde tiempos inmemoriales. Quizá la más antigua de la que se tiene constancia es la zamorana Cofradía de los Falifos, de Ríonegro del Puente Está considerada como la cofradía más antigua del Camino de Santiago, que según estudios, podría haberse fundado en el siglo X. Ya en el XI, y según la tradición, la reina Doña Urraca, fundó en 1 072, y también en Zamora, la suya propia. 

Sloot / ISTOCK

A lo largo de la historia han existido cofrades archifamosos como el Greco, que perteneció a la de Toledo, otra de las más arcaicas, y que surgió de la mano del rey Alfonso VI y del Cid Campeador, durante la toma de la ciudad en 1 085, con la idea de dar cristiana sepultura a los muertos. Por su parte, la imagen de Jesús ha sido la más venerada y procesionada a lo largo de los siglos, ya que se utilizaba para interceder ante epidemias de peste, de cólera, de catástrofes de guerras, y de sequías.

La Semana Santa, que se repite desde hace siglos, aflora sentimientos y ritos, que se renuevan cada primavera, son uno de los grandes atractivos culturales y turísticos del final del invierno. Muchas son famosas como las de Sevilla, Málaga, Cáceres, Murcia. Otras resultan atronadoras, como la de los tambores de Hellín, y de Calanda, donde los cofrades acaban con los nudillos ensangrentados tras la procesión.

Eloi_Omella / ISTOCK

De entre todas ellas, te proponemos las seis Semanas Santas de Interés Turístico Internacional, y que quizá lleguen a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, que merecen la pena visitar, al menos, una vez en la vida. La Semana Santa de Ferrol, que se remonta al siglo XVI es imprescindible, ya que se suceden sin parar las procesiones que rememoran la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Destaca el Viernes Santo con La Dolorosa que sale en El Encuentro, desde 1 750, acompañada por San Juan Evangelista.

flavijus / ISTOCK

Otros pasos del viernes son el Santísimo Cristo de la Misericordia y la Virgen de La Soledad; junto a ella el Ecce Homo, imagen de tamaño natural con pelo auténtico, y brazos articulados. El popular Cristo de los Navegantes sale el miércoles por las estrechas calles del muelle, sobre un trono con escenas relacionadas con el mar. Otra de las más espectaculares es la Semana Santa Orihuela, donde La diablesa de Orihuela es el único paso de la Semana Santa española, en el que la figura del demonio sale en procesión.

La Diablesa, o Cruz de los Labradores, de fray Nicolás de Bussy, que fue adquirido por el gremio de los labradores, por 800 libras valencianas, en 1 695, año en que se dice que salió en procesión por primera vez. La ciudad alicantina posee, sin ninguna duda, tronos únicos de gran riqueza artística, donde muchos de ellos son de Salzillo. Impresionante es la Semana Santa de Cuenca, con su procesión de Las Turbas, que se remonta a la Edad Media. 

Syldavia / ISTOCK

En Cuenca participan más de 25 000 nazarenos que pone gran fervor en La procesión del Camino del Calvario, conocida popularmente como Las Turbas, que sale cada madrugada de Viernes llenando de túnicas multicolores las estrechas callejas de la ciudad. Tambores, trompetas y clarines suenan estruendosos en esta multitudinaria ruta que finaliza con el canto del Miserere.

La Semana Santa de Zamora, es la primera y única que ha sido declarada Bien de Interés Cultural, y además, se encuentra en la lista de candidatas a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La Semana Santa zamorana es sobria, elegante, sentida, y algunas de sus cofradías datan del siglo XIII. En Zamora impresionan el canto del Jerusalem, Jerusalem, el Cristo de las Injurias, el Juramento del Silencio en el atrio de la catedral, y el silencio en la impresionante procesión del Yacente de Zamora, cada Jueves Santo por la noche. 

Shootdiem / ISTOCK

Y obligadas son sus tradiciones gastronómicas especiales de Semana Santa, como las sopas de ajo en la madrugada del Viernes Santo, o el Dos y pingada del Domingo de Resurrección, que se suele tomar en los bares del barrio de La Horta En Viveiro las imágenes articuladas que salen en la procesión del Encuentro, una especie de auto sacramental, son casi únicas en el mundo. En la Semana Santa de Viveiro los actos más llamativos comienzan el Jueves Santo con la procesión de la Última Cena y del Prendimiento.

vanbeets / ISTOCK

En la Semana Santa de Granada es famoso el bello atardecer del miércoles hasta el amanecer del Jueves Santo, por su bellísima procesión del Cristo de los Gitanos, subiendo hacia el Sacromonte. A su paso se encienden hogueras en cuevas y casas, y las saetas no dejan de sonar ni un instante. Su recorrido por las estrechas calles, con la Alhambra iluminada al fondo, es grandioso. Granada cuenta con otras procesiones impresionantes como la del Silencio, el Jueves Santo, en la que se apaga el alumbrado público de la ciudad, o la de la Alhambra, que recorre este famoso monumento nazarí.