Castillo Himeji: explosión de color en Japón

Es un tesoro nacional japonés que, con la llegada de la primavera, se convierte en un verdadero espectáculo visual.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Sean Pavone / ISTOCK

Es el castillo mejor conservado de Japón, uno de sus tesoros nacionales y patrimonio mundial. Conocido como el castillo de la Garza Blanca, por sus muros de yeso simulando unas alas extendidas, se construyó en 1346 como punto estratégico de defensa al oeste de Kioto, pero la estructura actual proviene del período Edo.

El castillo que se ubica en la zona norte de la ciudad de Himeji es una de las estructuras más antiguas del Japón medieval y es uno de los tres castillos más famosos del país junto al Castillo Matsumoto y el Castillo Kumamoto.

El torreón principal del Castillo de Himeji. Fundado en 1333 y reconstruido a principios del 1600, el castillo es considerado uno de los mejor conservados de Japón. | SeanPavonePhoto / ISTOCK

El castillo, que ya impresiona desde fuera, está formado por más de 80 edificios conectados en forma de laberinto entre los que encontramos la torre principal, la torre mayor, la torre menor y sus ocho watariyagura (pórticos amurallados). Además de, nada más y nada menos, 74 estructuras adicionales.

Y con tantos edificios conectados… puedes imaginarte lo demás. Tiene 15 puertas de entrada y 32 murallas a su alrededor, obligando al viajero a visitar el castillo con un mapa en mano. Y mejor que sea así si no quieres perder ningún detalle.

El Castillo de Himeji en plena floración del cerezo en primavera. Está considerado como el mejor ejemplo de la arquitectura de un castillo japonés. | RichieChan / ISTOCK

Pero no todo el encanto se encuentra en el propio castillo, y es que se ubica en un complejo con cerca de 233 hectáreas en la cima de la colina Himeyama, en el que cabe destacar sus impresionantes jardines.

Con concretamente los Jardines Kokoen, situados al lado del propio castillo, y están formado por un conjunto de 9 jardines clásicos japoneses que harán las delicias de los amantes del paisajismo. Fueron diseñados en 1992 para conmemorar el centenario de la ciudad de Himeji, y para su construcción se siguieron los cánones propios de los jardines de la época Edo.

Estampa floral en el Castillo de Himeji durante la floración del sakura, el cerezo en flor japonés. | Sean Pavone / ISTOCK

Como podrás imaginar los jardines están plagados de bellísimo cerezos que, con la llegada de la primavera, dejan una postal idílica con el florecimiento del sakura (el cerezo en flor japonés). Todo ello acompañado y amenizado por brillantes estanques y paseos al más puro estilo zen.

Guía esencial

Cómo llegar: está a 15 minutos andando desde la estación de Himeji, conectada a media hora con Kōbe por tren bala.

Dónde dormir: Monterey Himeji o Daiwa Roynet Hotel a unos 15 min andando del castillo.

Un consejo: visitarlo en abril para disfrutar del hanami, la tradición japonesa de contemplar los más de 1.000 cerezos en flor que lo rodean.