Birmingham sí que tiene encanto: te lo demostramos

La que fuera la locomotora de la Revolución Industrial es la gran desconocida del Reino Unido

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Matthew Troke / ISTOCK

Muchos no saben que Birmingham es la segunda ciudad de Inglaterra, después de Londres, y muchos más ignoran que contiene, también después de la capital, la más popular oferta de compras del país: más de mil tiendas y 20 millones de clientes al año la convierten en un atractivo destino comercial que compensa, tal vez, otras carencias de la urbe. He aquí la primera sorpresa de esta eterna desconocida.

Ayuntamiento y los raíles del tranvía en Victoria Square West Midlands
Ayuntamiento y los raíles del tranvía en Victoria Square West Midlands | Matthew Troke / ISTOCK

Avala este hecho el enorme surtido de grandes almacenes, entre los que destaca Bullring, cuya superficie equivale a 26 campos de fútbol. Pavillions, Pallasades, Great Western Arcade y la variedad de establecimientos del centro urbano, desde las marcas más famosas hasta los diseñadores independientes, terminan de rematar este abanico de opciones que se complementa con el histórico Barrio de la Joyería. Este distrito se ha convertido, con sus talleres tradicionales de orfebres de plata y su espléndido museo gratuito, en una de las atracciones más frecuentadas por los escasos visitantes que acuden a esta ciudad.

Más bien simpática…

Y es que, Birmingham, para ser sinceros, no es lo que se viene llamando bonita. La herencia industrial de la que un día fue conocida como el taller del mundo, las grandes cicatrices de la que fuera la locomotora de la Revolución Industrial, siguen presentes. Eso y la reurbanización posterior a los ataques aéreos de la Segunda Guerra Mundial, que han sembrado la ciudad de circunvalaciones y autopistas que solapan el casco antiguo.

Casa de la memoria, biblioteca de Birmingham y Baskerville, Inglaterra
Casa de la memoria, biblioteca de Birmingham y Baskerville, Inglaterra | trabantos / ISTOCK

No obstante, conserva rincones interesantes como la zona peatonal de las plazas Victoria y Chamberlain, con el Council House y el Ayuntamiento; y Brindleyplace, un complejo construido a orillas del canal, con bares, cafeterías y el National Sea Life Centre, que es un acuario de grandes dimensiones.

Arte y cultura

La ciudad también vuelve a estar de moda gracias a su oferta de ocio. Sus variopintos restaurantes, con una extensa selección de cocina internacional, son casi tan apreciados como sus museos y galerías, entre los que destaca el Birmingham Museum and Art Gallery, con la mejor colección de cuadros prerrafaelistas. Los más golosos tendrán que dirigirse a las afueras para visitar Cadbury World (se puede hacer acompañados de un guía), la fábrica de la famosa compañía chocolatera que es, nunca mejor dicho, una delicia.

Panorámica la ciudad de Birmingham y su mítico Centro comercial bull ring
Panorámica la ciudad de Birmingham y su mítico Centro comercial bull ring | ChrisHepburn / ISTOCK

Pero puede que, entre todas las disciplinas, deslumbre la escena teatral con escenarios como el Birmingham Hippodrome, el Teatro Alexandra, El Birmingham REP y el Teatro Crescent. The Drum, situado en Aston, a cinco kilómetros del centro, promueve el arte y la cultura contemporáneos de las comunidades afrobritánicas, asiáticas y caribeñas que residen en esta urbe que, pese a estar anquilosada en su concepción gris, es rabiosamente cosmopolita.