España de punta a punta: las 15 ciudades joya

En cada una de las 15 Ciudades Patrimonio de la Humanidad podrás acercarte a la historia y la tradición de España, admirar tesoros artísticos de valor incalculable y disfrutar de su estilo de vida y gastronomía. ¡Descúbrelas todas!

Viajar.es para Ciudades Patrimonio
 | 
Foto: Ciudades Patrimonio

Nuestro país es uno de los que guarda más tesoros reconocidos por la UNESCO, y para muestra un botón. O, más bien, 15 botones de oro como son nuestras 15 Ciudades Patrimonio de la Humanidad. Ahora, en plena época estival, qué mejor plan para el viajero que recorrer por fin estas urbes que son auténticas joyas del patrimonio patrio. ¿Sabes cuáles son? Este mes en Viajar recorremos Península y archipiélagos para que tú decidas en cual de estos 15 enclaves quieres disfrutar de una experiencia sin igual rodeada de cultura, historia, arquitectura y costumbres milenarias. ¡La aventura está garantizada!

Vista del Alcazar de Toledo desde el puente Alcántara. | Rebeca Ar

Mucho por descubrir

Comenzamos por Toledo, lugar de convivencia histórica de musulmanes, judíos y cristianos, la ciudad de El Greco. Tal suma de legados hacen de la Ciudad Imperial auténtico museo de la historia de España al aire libre. Recorrer sus calles estrechas y sinuosas es una delicia que culmina en su imponente Alcázar renacentista.

La catedral de Salamanca al caer la noche. | D.R.

El encanto de Salamanca, famosa por acoger una de las universidades más antiguas del mundo, reside en su vibrante Plaza Mayor y se extiende por todo su casco antiguo. Cuajada de iglesias, monasterios, palacios, más los fascinantes edificios de la Universidad, Salamanca, evocando a Miguel de Unamuno, es una Renaciente Maravilla.. Parar en Córdoba es guardar para siempre la imagen del interior de su  Mezquita, uno de los máximos exponentes del arte musulmán, degustar ricas tapas en sus mil tascas y contagiarse con la alegría de su gente. 

Sala de oración de la mezquita-catedral de Córdoba. | D.R.

El legado romano aguarda al viajero en Mérida y Tarragona. En la primera, el teatro que fue construido en el siglo I a. C. y en el que es toda una experiencia ver un  espectáculo del Festival de Teatro Clásico. Las huellas de los césares continúan en el Anfiteatro y en el Acueducto de los Milagros. El fin de fiesta cultural, sin duda, se gestará en el Museo Nacional de Arte Romano.

Imponente vista del teatro romano de Mérida. | D.R.

En Tarragona aguardan al viajero un circo y un anfiteatro magníficamente conservados, además de un Museo Arqueológico digno de ser recorrido. La plaza del Fórum y la catedral son otras dos de las imprescindibles paradas que aguardan al viajero en Tarraco. Así como las vistas y el agradable paseo por la Rambla Nova. ¿Una parada? En el antiguo barrio de pescadores de El Serrallo el buen arroz está asegurado. 

Anfiteatro romano de Tarragona. | Rafael López-Monné

Segovia conserva con celo su gran emblema, el acueducto romano y un laberíntico barrio judío en el que perderse durante las horas centrales del día. La Real Casa de Moneda junto al Eresma y el Alcázar son dos visitas recomendables y, por supuesto, la Catedral y su Plaza Mayor, auténtico corazón de la ciudad. 

El Alcazar de Segovia al caer la tarde.  | D.R.

Ávila, con su imponente muralla, transporta al visitante directamente hasta la Edad Media. Sentirse como un antiguo caballero es posible desde su Mirador de los Cuatro Postes. Las puertas de San Vicente y del Alcázar dan la bienvenida al viajero al interior del recinto amurallado y descubren los tesoros que la ciudad guarda: la Catedral, la iglesia de San Pedro, el convento de Santa Teresa o la basílica de San Vicente. El recorrido que los une, cuajado de casas palaciegas es toda una experiencia.

La muralla de Ávila. | D.R.

Sin dejar la época nos adentramos en Cáceres, conocida como la Villa de los mil y un escudos, es un placer admirar sus mansiones medievales y mil rincones con encanto, su Plaza Mayor rodeada de soportales, o subir a lo alto de la Torre de Bujaco. Mención destacada merece el Arco de la Estrella, maravilla arquitectónica por la que se accede a la plaza de Santa María y al recinto monumental.

Arco de la Estrella, en Cáceres. | D.R.

Alcalá de Henares, cuna de Cervantes, alberga uno de los corrales de comedias más antiguo de Europa. Esta urbe universitaria, palaciega y deslumbrante, te sorprenderá con sus tabernas castizas y sus calles tranquilas, perfectas para pasear en un día soleado. Para descubrir algunos de sus históricos rincones nada como unirse a uno de los tours temáticos centrados en la vida de Miguel de Cervantes o en la época del Cardenal Cisneros y el Siglo de Oro.

Monumento a Cervantes en Alcalá de Henares. | D.R.

La Catedral de Santiago de Compostela, lugar en el que acaban su camino los peregrinos, es un punto de partida ideal para recorrer una ciudad cuajada de joyas de estilo románico, gótico y barroco. Disfrutar de Santiago es degustar la rica gastronomía gallega, disfrutar del ambiente de su Plaza del Obradoiro, observar la vida de los miles de universitarios o recorrer el parque de La Alameda.

Vista de la Catedral De Santiago de Compostela. | D.R.

Otras Ciudades Patrimonio imprescindibles son Úbeda y Baeza, con sus impresionantes palacios e iglesias renacentistas. En Úbeda el viajero puede comenzar la ruta por la Sinagoga del Agua para continuar visitando el Palacio de las Cadenas y la Basílica de Santa María, para terminar en la Capilla del Salvador, todas ellas joyas del mejor Renacimiento en España.

Casa palaciega en Úbeda. | Marcelo Gongora

Baeza, a menos de 50 km de Jaén, supone una exquisita sorpresa para el turista. Su catedral renacentista, las casas consistoriales o su Plaza de Santa María son paradas de visita obligada en la ciudad. La fuente de los Leones en la Plaza del Populo y el antiguo Instituto en el que impartió sus clases Antonio Machado son otros enclaves con muchísimo encanto que no dejarán indiferente a nadie. 

Puerta de Jaén y Arco de Villalar en Baeza. | D.R.

Cuenca, célebre por sus callejuelas y cuestas y, por supuesto, por sus vertiginosas Casas Colgadas. La colorida plaza mayor o sus muchísimos miradores así como su Catedral son puntos a tener en cuenta a la hora de planificar la ruta. La visita a la ciudad se convierte en una experiencia redonda si se incluye el Museo de Arte Abstracto Español.

Impresionantes las vistas de las hoces de Cuenca. | D.R.

Un paseo por las islas

En las islas también esperan al turista grandes reclamos culturales. Trazado colonial y colorido sonlos emblemas de la primera ciudad deTenerife: San Cristóbal de La Laguna. En ella, idílicas calles peatonales arquitectura de postal y un estilo de vida relajado que invita a quedarse. La gastronomía canaria transportará al turista una nueva dimensión culinaria en la que los platos confesado y, por supuesto, las papas arrugás ocupan un puesto privilegiado.

La arquitectura colonial en San Cristobal de la Laguna (Tenerife).  | D.R.

Terminamos en Ibiza, con su antigua ciudad o Dalt Vila, el empedrado de sus calles y sus maravillosas murallas renacentistas. El barrio de la Marina, su puerto deportivo o la catedral invitan al visitante a perderse entre sus preciosas construcciones de inmaculado blanco.Y es que Ibiza es mucho más que playas de guas cristalinas y calas paradisíacas.

Casco viejo de Ibiza. | D.R.

Más información en Ciudades Patrimonio.