Los Nobel de la arquitectura están en España

El estudio español RCR Arquitectes ha ganado el Premio Pritzker a la Arquitectura.

Los Nobel de la arquitectura están en España
 | 
Foto: Hisao Suzuki / RCR Arquitectes

Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta son los arquitectos que forman RCR Arquitectes, un estudio que nació en Olot en 1987 y que basa sus proyectos en las formas de la naturaleza y en la comunión de la nueva creación con lo existente. Su arquitectura se denomina telúrica y con ella se pretende no romper el vínculo entre el ser humano y la naturaleza. Hay quien dice que la arquitectura de RCR Arquitectes parece haber sido arrojada a la superficie desde el interior de la Tierra.

La mayor parte de los proyectos de estos tres arquitectos se ubican en Cataluña, en los alrededores de Olot, aunque también cuentan con trabajos al sur de Francia, Bélgica y Emiratos Árabes, concretamente en Dubái donde están trabajando en un proyecto para crear varios edificios de viviendas.

Pero por si algo se caracteriza la obra arquitectónica de este estudio es por los estudios anteriores que hacen tanto del terreno como proyecto futuro. Dibujos a mano alzada, acuarelas, estudios del entorno y la naturaleza... Todo un trabajo que tiene en el Laboratorio De Arquitectura Barberí su espacio. Este laboratorio fue creado en 2008 como un espacio de investigación y transversalidad creativa y donde los arquitectos de RCR compaginan la práctica profesional con la investigación. 

Por otra parte, en 2013 crearon RCR Bunka Fundació Privada, que tiene por objetivo hacer valorar socialmente la arquitectura, e implícitamente las artes y la cultura. Esta fundación organiza workskops abiertos al público (arquitectos) en los que se trabaja en la concepción de la arquitectura vista desde el punto de vista de estos arquitectos.

Lo cierto es que su obra, cuanto menos, llama la atención y sorprende por su completa unión con el entorno ya que sus edificios parece mimetizarse con los elementos que tienen a su alrededor. La suerte que tenemos es que la mayoría de su obra está a tiro de piedra y podemos disfrutarla de primera mano en una escapada corta.