Jamaica desconocida: tesoros escondidos

Montañas, cuevas, ríos y demás formaciones geológicas esperan en una de las zonas más inhóspitas de Jamaica.

Viajar
 | 
Foto: ISTOCK

En medio del mar Caribe, la isla de Jamaica no es un destino típico, de esos que de los que todo el mundo habla. Conocido internacionalmente gracias a Bob Marley y James Bond, la isla caribeña, además de playas cuenta con paisajes desconocidos alejados de las rutas habituales de los turistas.

Uno de estos lugares es Cockpit, más de 500 kilómetros de zonas montañosas de gran diversidad natural y con una gran cantidad de especies (vegetales y animales) endémicas. Al sur de la isla, este condado es elegido por espeleólogos para adentrarse en la Tierra gracias a que cuenta con todo un laberinto de cuevas, ríos y arroyos subterráneos. Pero también fue el área elegido por los cimarrones -esclavos fugados- para refugiarse. De hecho, parte de la población de Cockpit son descendientes de estos cimarrones y aún conservan costumbres, folclore y artesanía de otros tiempos. Las pequeñas comunidades de Kinloss y Barbeque Bottom son ejemplo de ello.

Por otra parte, una vez en Cockpit recorrer la costa sur de Jamaica es una buena idea. Aquí, el poco desarrollo turístico hace que su riqueza natural y su diversidad hayan quedado intactos. El recorrido propuesto comienza en Savanna-la-Mar y en su fortaleza. Ésta data del siglo XVIII y se construyó como defensa ante los ataques piratas ya que era un importante puerto de azúcar, esclavos y otros productos. Esta ciudad fue completamente destruida por un huracán en 1780 y reconstruida posteriormente.

Rodeada de plantaciones de caña de azúcar, la siguiente parada del camino es Black River, en la desembocadura del río homónimo y una de las principales ciudades del país durante el siglo XIX gracias a su importante puerto donde el azúcar era el rey. Esta ciudad fue tan importante que fue la primera de la isla en contar con electricidad, ver pasar automóviles por sus calles y poder comunicarse a través de teléfonos. La riqueza con la que un día contó se nota en la arquitectura del estilo victoriano y georgiano de algunos de sus principales edificios.

YS Falls | Visit Jamaica

Una vez aquí es inevitable realizar una excursión por Río Negro - debe nombre a los yacimientos de turba que oscurecen el agua- uno de los ríos más largos de la isla con una gran riqueza natural donde entre los manglares y la jungla viven cocodrilos, más de 100 especies de aves y otros animales y plantas. Río Negro también es el punto de partida para observar acantilados de más de 500 metros de altura y las cascadas más altas del país, entre ellas las famosas YS Falls, compuesta por unas 7 cascadas de 8 niveles y piscinas naturales..

La última parada en esta ruta por la costa sur de Jamaica es Treasure Beach, uno de los lugares de moda en el que destacan sus cuatro bahías -Billy, Calabash, Great y Frenchman- y el conocido como "salto de los enamorados", un acantilado de 500 metros del que dice la leyenda que dos amantes esclavos prefirieron saltar y morir a vivir separados.