Yakumanka, la cebichería barcelonesa de Gastón Acurio

El reconocido chef peruano ha inaugurado en la Ciudad Condal su primer restaurante en España.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: http://www.yakumanka.com

Para muchos la gastronomía peruana es una de las más privilegiadas del mundo. Su gran variedad de aromas, productos y su riqueza alimenticia han conquistado el paladar de turistas y curiosos de los cinco continentes. Entre sus platos más famosos destacan el pollo a la brasa, el rocoto relleno o el cebiche (carne marinada en aliños cítricos). Sin embargo, en la actualidad, ya no hace falta irse hasta Lima, Arequipa, Cuzco, Trujillo o Iquitos para degustar uno de sus más distintivos sellos de identidad, su comida, ya que Gastón Acurio, el más importante promotor de la cocina peruana, ha inaugurado 34 restaurantes en 11 países alrededor del mundo. Su última adquisición es una cebichería clásica que está enclavada en Barcelona, a escasos minutos de la Plaza de Cataluña.

Se trata de Yakumanka, un tributo a las cebicherías populares del Perú y el primer y único local de Acurio en España. El enclave será dirigido en su día a día por César Bellido, el que fuera jefe de cocina del buque insignia del chef, Astrid&Gastón, considerado como el 33º mejor restaurante del mundo según The World’s 50 Best.

www.yakumanka.com

Cuatro cebiches típicos presiden la carta de Yakumanka. Uno de ellos, el Nikei de Micha, es un homenaje con puré de frijolito al chef del restaurante Maido de Perú; otro, el Lima-Barcelona, un tributo a la ciudad con azafrán. Los otros dos, son platos diseñados exclusivamente para popularizar la alta cocina que emana de la calle.  Y es que para Acurio, la gastronomía no entiende ni de cuchillos ni de tenedores.

La propuesta se completa con una selección de arroces al wok y tres carnes para ineludibles: lomo alto braseado a la chorrillana, lomito salteado al jugo y seco asado de tura a la limeña. Tampoco faltan las croquetas de ají de gallina y los antichucos de corazón.

Más allá de la comida, Acurio asegura que el restaurante -de cocina vista, barra larga, mesas de madera y lámparas artesanales de Cadaqués- ha sido diseñado para trasladar a todos los comensales al Perú más profundo. De hecho, desde 35€, podrás gozar de experiencia culinaria única, ideal para disfrutar en una cena romántica, reunión de trabajo o comida familiar.