5 gastro-mercados para tomar cañas entre pescado y fruta

Son templos del delicatesen que están por todas las ciudades. Lonjas de toda la vida donde entregarse a la saludable práctica del tapeo mientras, ya de paso, haces la compra.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: DAVID HERRAEZ / ALAMY

Están los típicos de barrio que aún exhiben ese vociferante aire arrabalero. Pero también los autodenominados gourmets, rendidos a las delicatessen. Son mercados, sí, pero también rincones gastronómicos donde los puestos sirven cañas y tapas. Su seña de identidad es ofrecer producto fresco, desde la materia prima hasta los platos más elaborados. Aquí lo mismo se compran patatas como se degusta un vermut.

Punki / photo on flickr

Mercado de San Fernando (Madrid)

Porque el de San Miguel es demasiado turístico y el de San Antón demasiado moderno, elegimos este otro que, con su ubicación en Lavapiés, sólo puede tener sabor castizo. Un mercado surgido de la inquietud vecinal, que le ha añadido un toque bio-cultural para erigirlo en la mejor opción (o al menos, la más barata) del aperitivo del fin de semana. Conciertos y Djs al calor de bocados tradicionales como tortilla, queso y pan calentito, verdura directa del campo e incluso una casquería especial donde, en lugar de higadillos, se venden libros al peso.

Turol Jones / photo on flickr

Puerta Cinegia (Zaragoza)

Es el primer mercado de la capital maña destinado a conjugar turismo, cultura, historia… y por supuesto, arte de los fogones. Esto es, saber popular y últimas tendencias de vanguardia. Puerta Cinegia toma el nombre de su emplazamiento en la misma entrada de la Zaragoza romana, aquella ciudad llamada Cesaraugusta y fundada hace más de dos mil años. Aquí encontramos locales que son una representación de los restauradores clásicos de la ciudad y que sirven platos y pinchos que el cliente podrá degustar en las mesas centrales, donde también se ubican la vinoteca y la cervecería. En definitiva, unos 2.200 metros cuadrados de gastronomía y ocio.

Lucas Vallecillos / ALAMY

Mercado Colón, Valencia

Está en un edificio emblemático del centro y alberga puestos gourmet de comida y también restaurantes, cafeterías, cervecerías, pub y por supuesto horchaterías, que para eso estamos en Valencia. Sólo por su arquitectura modernista a cargo de Francisco de Mora, ya merece una visita, aunque tampoco hay que perderse el ambiente, sobre todo cuando se celebra el Zoco (algunos domingos) y se convierte en un espacio donde adquirir productos originales de moda, complementos, artesanía y decoración. Una ocasión única para comprar (y no sólo alimentos de excelente calidad) y al mismo tiempo ir de cañas.

Mario Galati / ALAMY

Mercado de la Merced, Málaga

Justo acaba de reabrir sus puertas, tras una remodelación, este recinto gastronómico que es una explosión de colores y sabores con puestos para todos los gustos: desde el típico pescaíto frito malagueño hasta mini-hamburguesas, carnes al grill, sushi y hasta bocados para veganos. Tampoco faltan los vinos dulces de la tierra, el vermú casero y la cerveza artesanal. Y todo en un ambiente estupendo en lo que es un punto de encuentro para vecinos y curiosos de fuera.

Peter Forsberg / ALAMY

Mercado del Puerto, Las Palmas de Gran Canaria

Fue el primer mercado de abastos del archipiélago canario que añadió el concepto gastro a su oferta y que lo aderezó después con un sinfín de actividades culturales: música en directo, DJ de vinilos, mercadillos, festivales... Hoy publicaciones extranjeras lo incluyen en la lista de los mejores Food Markets de España, resaltando su bonita arquitectura de hiero forjado y también la calidad y frescura de sus productos, entre los que no faltan las famosas papas con mojo.