Recorremos la Toulouse romántica a través de 5 personajes célebres

El lado más romántico de la ciudad de la mano de las grandes historias de amor que han sucedido en ella. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: Dominique Viet

Toulouse ha sido testigo de grandes historias de amor que, a pesar del paso de los años, han perdurado tanto en la memoria de los tolosanos como en la reminiscencia de sus calles. Algunas de ellas se adornaron con la poesía de trovadores de la Edad Media de la talla de Peire Vidal, Aimeric de Péguilhan o Arnaud Vidal, que cantaban melodías como fin’amor a las damas nobles de la Corte de los Condes.

Chloé Sabatier

Su recuerdo permanece en enclaves que hoy en día son reconocidos como cobijos idóneos para realizar una auténtica declaración de amor, a través de esculturas, pinturas y otras obras tanto artísticas como arquitectónicas. Entre ellos, las orillas del río Garona, bajo la sombra de los plataneros del Canal du Midi, el Pont Neuf, o sobre el propio signo zodiacal en la Plaza del Capitolio. Y así, el romanticismo innato de la Ciudad Rosa ha conseguido que algunos de los personajes de aquellos tiempos se hayan convertido en personalidades célebres para Toulouse gracias a sus bellas y apasionadas historias.

La legendaria Clémence Isaure

D.R

Musa de trovadores, artistas y apuestos caballeros, la icónica Clémence Isaure permanece hoy en día entre los tolosanos gracias a sus numerosas representaciones. Además de contar con su propia calle, la rue Clémence Isaure, está presente en la fachada y las habitaciones del Capitolio, en importantes pinturas de Moretti e incluso como estatua de la poesía romántica en la rue de la Concorde. A ella se le atribuye la manutención de la Acadèmia dels Jòcs Florals (Academia de los Juegos Florales), por haber dejado un legado en forma de flores de oro y plata destinado a premiar anualmente a los mejores poetas de la ciudad.

La Belle Paule

D.R

Símbolo de la belleza femenina del siglo XVI, Paule de Viguier se convertía en esposa de su primo Philippe de Fontenille, del que siempre estuvo enamorada, después de haber fracasado en un primer matrimonio de conveniencia. Considerada la más bella de todas las mujeres tolosanas, fue el propio rey Francisco I quien le puso el apodo con el que pasará a la historia: Belle Paule. Su recuerdo se conserva en la Sala de los Ilustres del Capitolio, en pinturas de Henri Rachou o Moretti, además de en la maison Belle Paule, ubicada en rue du Languedoc.

El poeta Pierre Godolin (alias Pierre Goudouli)

Hablaba poco de sí mismo ya que era cierta Liris la que protagonizaba todos sus escritos. Personaje imaginario o no, aquella dama nunca respondió a sus poesías, pero Pierre Goudouli no cesó en la pasión de dedicar sus palabras a las mujeres más bellas de Toulouse, esas “bellezas floridas del Grand Ramier”, tal y como él mismo las solía describir. Su gran homenaje se encuentra en la Plaza Wilson con la fuente monumento a Pierre Goudouli, una delicada obra en mármol realizada en 1898 por el escultor Alexandre Falguière.

D.R

Léontine de Villeneuve, condesa de Castelbajac

Su amor por el escritor francés François-René, vizconde de Chateaubriand, la llevó a convertirse en su propia musa. Sin embargo, todo eran dificultades para ellos: sus respectivos matrimonios, la diferencia de edad y el qué dirán entre sus círculos más cercanos. A pesar de ello, mantuvieron una relación por correspondencia durante varios años y consiguieron verse tres veces. El autor describe su romance en Mémoires d´outre-tomb, una bella historia que también llegó a la pequeña pantalla en un largometraje. Su recuerdo más emblemático está en el Hôtel de Cambon de la Place Saint-Etienne, lugar donde tuvieron su primer encuentro.

Arnaud Späni

El jazzman Claude Nougaro

El reconocido cantante de jazz y poeta francés escribió sobre infinidad de vivencias de amor tolosanas en sus canciones, muestra de su cariño por la ciudad que le vio nacer. En concreto, en Un verano, una historia que sucede en el distrito de Les Minimes y en la que cuenta su amor por la joven española Paquita. Claude Nougaro permanece en el parque Charles-de-Gaulle en una talla de bronce realizada por el artista Sébastien Langloy. La obra se inauguró en 2014, 85 años después de su nacimiento y una década después de su fallecimiento. La oficina de turismo organiza la visita Tras los pasos de Claude Nougaro, que permite evocar al artista siguiendo los lugares importantes de su vida.