El Mausoleo de Augusto reabre en Roma después de 20 siglos de abandono

La ciudad de Roma ha restaurado el sepulcro y la plaza donde se ubica para que recuperen el esplendor que un día tuvieron

Beatriz Pérez
 | 
Foto: edimur / ISTOCK

Hace dos milenios, en el año 28 A.C, Augusto, el primer emperador de Roma mandó construir en esta ciudad la que sería su tumba y la de su familia. Y ahora, veinte siglos después, el mausoleo por fin abrirá al público el próximo 1 de marzo después de años de decadencia y de una más que necesitada restauración.

No ha sido hasta este 2016 que han dado comienzo estos trabajos de restauración con el objetivo de darle un lugar destacado y merecido en el patrimonio arqueológico de la ciudad y del mundo. Con la recuperación del mausoleo también se rehabilitará la plaza donde se encuentra, la cual contará con espacios verdes y estará comunicada con el resto de calles por amplias escalinatas.

Pacific Press / GETTY

El mausoleo se construyó en el actual distrito de Campo Marzio con unas dimensiones colosales, y es que alcanza una altura de 45 metros y 87 metros de diámetro, lo que lo convierte en el sepulcro circular más grande del planeta. La cámara funeraria se ubicaba dentro del cuerpo cilíndrico del mausoleo, y guardaba las cenizas de los familiares de Augusto. Mientras que la urna del emperador, según creen los historiadores, se encontraba en el cilindro central, de modo que quedase justo debajo de la estatua de bronce de Augusto colocada en la parte superior del monumento.

El mausoleo cumplió su función como sepulcro durante más de un siglo, pero cuando los emperadores posteriores construyeron sus propios sepulcros, se fue abandonando gradualmente. Así, con el paso de los siglos, la construcción se utilizó con todos los fines imaginables. En la Edad Media lo transformaron en un castillo hasta que fue saqueado. Posteriormente pasó a ser un jardín colgante, después un anfiteatro utilizado para espectáculos taurinos y pirotécnicos y, a principios del siglo XX, se convirtió en el Auditorio Augusteo, una de las salas de música más famosas de Europa.

Pacific Press / GETTY

Durante la era fascista, se intentó restaurar del monumento, lo que implicó la demolición del auditorio, pero la guerra interrumpió este trabajo, el mausoleo de Augusto fue nuevamente abandonado y en esas condiciones ruinosas ha llegado hasta nuestros días.

Ahora, con los nuevos trabajos de restauración, se busca no solo recuperar el antiguo edificio respetando su estructura original, sino también intentar conservar todas las obras posteriores. Así, el mausoleo volverá a formar parte de la vida de la ciudad, y los visitantes podrán ver la evolución de la ciudad de Roma reflejada en el monumento.