Entrevista a Miguel Ruiz Montañez

Ingeniero y licenciado en Ciencias Económicas, Miguel Ruiz Montañez (Málaga, 1962) es desde hace diez años profesor asociado en la Universidad de Santo Domingo (República Dominicana), país donde transcurre gran parte de "La tumba de Colón", su primera novela.

Xavier Moret

¿De dónde le viene a usted su interés por la República Dominicana?
Mi pasión por este país surgió hace diez años, cuando me ofrecieron dar clases de Gestión Pública y de Empresas en la Universidad de Santo Domingo. Me gustó mucho el país y desde 1996 vuelvo dos o tres veces al año.

¿Qué es lo que más le gusta de la Dominicana?
En Latinoamérica hay que distinguir entre los países que sienten amor por España y los que sienten odio. Aquí sienten amor eterno. Ellos están un poco quejosos de que deberíamos dar más a su país y, en cierto sentido, tienen razón.

El turismo español suele ir a los hoteles cerrados en plan "resort", ¿verdad?
España es la principal inversora, por delante de Estados Unidos, sobre todo por los hoteles. El modelo sol-playa en "resort" aislado le ha hecho mucho daño. Llegan a decirle al turista que no salga, que es peligroso. Y no lo es: los dominicanos son amables, buena gente. Es algo que esbozo en mi novela. La riqueza cultural aquí es inmensa y el dominicano no le da mucho valor. En Estados Unidos habría carteles por todas partes sobre Colón y aquí, en cambio, hay muy poco.

¿Qué le atrae de Colón?
Siempre sentí la inquietud de escribir una novela. Soy lector asiduo de novela. En 2001-2002, al salir en la prensa reportajes sobre la investigación sobre el ADN que la Universidad de Granada realizaba con los restos de Colón, me empecé a interesar por el tema y fui buscando libros para ampliar conocimientos. Un día visité el Archivo Nacional Dominicano y pedí unos documentos antiguos sobre Colón. Entonces cayeron en mis manos unos legajos que no circulaban por España y que eran muy interesantes. Te vas metiendo, se te ocurre la trama... Tenía siempre claro que quería hacer una novela de misterio y diseñé una estructura en la que desde el principio había intriga. Sobre Colón hay cosas escritas, pero no desde el punto de vista de novela de misterio.

Sobre Colón hay varios enigmas, como el de la firma y el de los restos.
Y el del lugar de nacimiento. Y otros: sobre cómo elabora su proyecto descubridor, de dónde sacó toda la información... Los tres ejes sobre los que pivota mi novela son los tres grandes enigmas que no se han resuelto todavía.

La polémica de los restos de Colón está en el centro de su libro.
La verdad es que dan mucho juego y está de actualidad. Se comparó el ADN de los restos con el de Hernando Colón, su hijo, y la similitud es al cien por cien. Pero hay pocos huesos, 450 gramos, y esto abre la puerta a que estén en dos urnas. Cuando se encuentra la urna en 1877, se hace "a escasos 16 centímetros de donde se sacó la original", dice un documento. Los restos, pues, podrían estar en dos urnas. En la de Santo Domingo hay una bala y una plaquita que dice que "hay una parte de los restos de Colón, descubridor de las Américas". Yo creo que los restos podrían estar en las dos urnas.

¿Se ha basado en escenarios reales?
Siempre, y ojalá sirviera para que los españoles salgan del "resort" y conozcan los sitios de la novela de la Dominicana, que son todos reales.

¿Buscaba escribir un "best seller"?
No. Yo tenía una historia que contar. Tenía unos enigmas, una ciudad colonial y unas vivencias personales. Si será un best seller o no, lo dirá el mercado. Para mí es una novela de aventuras con misterio.

¿Ha resuelto algún enigma escribiendo el libro?
Me ha ayudado a esbozar la teoría de las división de los restos de Colón. Es ficción, lógicamente, pero con mucho dato real.

¿Piensa ya en una segunda novela?
Estoy investigando. Cambiaré de escenario, pero insistiré sobre temas históricos vistos desde una perspectiva actual. Volveré a escribir novela porque me lo he pasado bien escribiendo "La tumba de Colón".