El grave deshielo del Ártico

Los efectos del calentamiento global han comenzado a pasar factura también a la capa helada permanente del Ártico, aquella que sobrevive al verano y tiene un grosor de tres o más metros. Según una investigación de la NASA, el hielo perenne del Ártico se ha reducido en un 14 por ciento durante el periodo comprendido entre 2004 y 2005, lo que equivale a una superficie de 720.000 kilómetros cuadrados -una extensión muy superior a la ocupada por la Península Ibérica-. Además, el estudio ha constatado que en determinadas zonas el deshielo fue superior al 50 por ciento debido, entre otras causas, a un cambio en los vientos árticos. Los autores del informe califican estos cambios de rápidos, peligrosos y espectaculares. "Si el hielo estacional en el Océano Ártico oriental desapareciera en verano, se abriría una enorme extensión, lo que tendría un impacto profundo en el medio ambiente, así como en el transporte marino y en el comercio", según Son Nghiem, uno de los investigadores del Jet Propulsion Laboratory de la NASA.
Información: www.jpl.nasa.gov