Los cinco pueblos de España a los que mejor les sienta la primavera

Durante esta época estos pueblos se convierten en un espectáculo de flores, colores y olores primaverales

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Balate Dorin / ISTOCK

Los colores de la primavera empiezan a reflejarse en las calles del país. Llega el buen tiempo y brotan las flores, así que no hay nada más idílico que un paseo para redescubrir los pueblos españoles a los que mejor sienta esta época del año. Así, recogemos los pueblos del país que lucen con más esplendor aún durante la primavera:

1. Puerto de Mogán (Gran Canaria)

Las calles de este pintoresco pueblo canario se quedan inundadas de flores durante la primavera. El color blanco de las casas solo se ve interrumpido por el rosa de la buganvilla que recorre las fachadas y los arcos de los edificios.

FevreDream / ISTOCK

2. Puebla de Sanabria (Zamora)

Todos los rincones de este pueblo leonés se llenan de flores durante la primavera. Las fachadas cubiertas de enredaderas unen las macetas a pie de calle con las que cuelgan de los balcones de las casas. Todo un espectáculo de color digno de postal.

Jose Mario Pires

3. Mijas (Málaga)

Las flores de Mijas son las protagonistas durante la primavera. Las fachadas blancas del pueblo malagueño están cubiertas de pequeñas macetas rebosantes de flores, creando un increíble laberinto de colores en plena Costa del Sol.

Perszing1982 / ISTOCK

4. Villa de La Orotava (Tenerife)

Esta pequeña villa del norte de Tenerife llena sus jardines de flores durante esta época. Destacan los jardines del Liceo de Taoro, que crean una ilusión de cascadas de flores que bajan por los muros y las escaleras del edificio.

Flavio Vallenari / ISTOCK

5. Valldemossa (Mallorca)

En plena Sierra de Tramuntana en la isla de Mallorca, Valldemossa es uno de los pueblos con más encanto del archipiélago balear. Durante todo el año, todo el pueblo parece un jardín repleto de macetas y enredaderas, pero es en la primavera cuando llega a su máximo esplendor de colores cuando crecen las flores, creando así un auténtico arcoíris por las calles de la villa.

Alex / ISTOCK