5 rocas elefante repartidas por todo el mundo

Enormes paquidermos de piedra que surgen en insólitos rincones de todo el planeta.

VIAJAR
 | 
Foto: Gabriele Maltinti / ISTOCK

La naturaleza se muestra con una creatividad pasmosa. Quizás por ello, uno de los juegos infantiles - y para adultos- más tierno y popular es tumbarse sobre la hierba e imaginar figuras mientras se enfoca la mirada en las nubes, en las montañas… o en las rocas. Hay ocasiones en las que no es necesaria una imaginación especialmente abrumadora para ver formas bien definidas y caprichosas en piedra: se convierten en realidades por sí mismas.

Las rocas elefante son gigantes pétreos cuyo nombre no da lugar a muchas dudas y, el poco escepticismo residual que pueda hacer mella, se disipa al posicionarse frente a ellos. Allí están, emergiendo de las profundidades del mar o del aislamiento en el corazón del desierto, en una actitud natural, sosegada y sabia, tan propia de sus homólogos mamíferos. Duros y prácticamente irrompibles, exhiben con elegancia sus trompas y colmillos de decenas de metros de longitud, insertos en un marco paisajístico que los engrandece aún más.

Los tiempos geológicos han ido moldeando la corteza terrestre a su antojo, experimentando con los diferentes tipos de roca. La erosión milenaria del mar, el viento, los glaciares y las precipitaciones ha sido la escultora de estos impresionantes elefantes. Aunque la explicación científica dota de credibilidad a estos monumentos naturales repartidos por los cinco continentes, - de Nueva Zelanda a Italia, pasando por Islandia y hasta Estados Unidos-, se puede recrear su origen yendo un poco más allá, explicando su nacimiento como si fueran réplicas místicas de la popular deidad hindú Ganesha, o quizás, creyendo que los mamuts del Pleistoceno o los elefantes que cruzaron los Alpes con Aníbal quedaron petrificados para siempre. En lo que sí existe consenso es en que estos gigantescos elefantes de roca, que bien pudieran haber salido del surrealista delirio de Dumbo, dejan boquiabierto a todo el que se encuentra con ellos.