Cata veraniega: planes para un enoturismo seguro en España

Aquí van algunos planes para disfrutar del buen vino sin salir de nuestro país y siempre con las medidas de seguridad muy presentes. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: kiko_jimenez / ISTOCK

En el nuevo escenario de turismo, en el que los viajes por el interior de España cobran mayor protagonismo que nunca, el enoturismo se sitúa como la opción escogida por muchos para disfrutar de las próximas vacaciones de verano. Aunque más que un plan de ocio, el enoturismo se ha convertido hoy en día en un estilo de vida propio. La opción de visitar unas bodegas de la mano de expertos, disfrutar de la tranquilidad de los viñedos y sus paisajes y deleitarse con una cata de vinos es la alternativa perfecta y más segura.

EnoturismoVisitas a bodegas y cavas, rutas enológicas y un sinfín de actividades acercan al viajero que visita las comarcas de Barcelona al conocimiento de tres denominaciones de origen de vino, Penedès, Alella y Pla de Bages, a las que se suma la DO Cava. Los orígenes de esta cultura vitivinícola bucean en los vestigios de la era romana. Vinos blancos, rosados, tintos y cavas de alta calidad conforman una oferta difícil de igualar. A sus tres denominaciones de origen en vinos, Alella, Penedès y Pla de Bages, se unió el cava a mediados del siglo XIX, coincidiendo con el esplendor de la viticultura catalana. Los apasionados de los vinos descubrirán en Costa Barcelona un auténtico paraíso. Catas dirigidas por expertos enólogos, maridajes gastronómicos con el vino como protagonista, paseos entre viñedos por caminos señalizados (a pie, en carro o en segway), visitas teatralizadas...Una amalgama de posibilidades vinculadas al mundo del vino. | Enoturisme Penedés

Bodega Otazu reanuda su actividad enoturística a partir del 22 de junio

Esta bodega, la más septentrional de España para la producción de vino tinto, supone la unión entre tradición, patrimonio histórico, arte contemporáneo, naturaleza y vino. Situada a 15 minutos de Pamplona, ofrece de nuevo actividades como adentrarse en los orígenes más remotos de la bodega: la iglesia románica del siglo XII, una torre de defensa y palomar del siglo XIV y el Palacio Cabo de Armería del siglo XVI. Además, allí se encuentra la obra Tiempo, ganadora del Premio Bienal de Arte Monumental de la Fundación Otazu 2019-2020. La visita al Museo del Vino y la Fundación Otazu, donde se cuenta la historia de Otazu y alberga herramientas antiguas que se usaban en etapas anteriores. Se encuentran en el edificio original de 1840 que ha sido restaurado y el cual da paso a la actual sala de barricas de Bodega Otazu, obra del arquitecto Jaime Gaztelu. La Catedral del Vino, como se le conoce en la bodega a este espacio, es un lugar mágico en el que reposan centenares de barricas con cantos gregorianos de fondo creando una experiencia inolvidable.

Bodega Otazu

La bodega de Haro reabre su vinoteca el 15 de junio, y a partir del 29 contará con diferentes actividades de enoturismo

La Visita Mirto, uno de los principales reclamos de la bodega riojana, ofrece a los visitantes la oportunidad de disfrutar de un recorrido guiado por las instalaciones, mientras descubren de primera mano los secretos que se esconden tras la elaboración de uno de los vinos más carismáticos de la firma: Ramón Bilbao Mirto. Durante los meses de julio, agosto y septiembre aquellos que deseen disfrutar de una mañana sumergiéndose en el universo aventurero de Ramón Bilbao podrán apostar por la Visita Especial a viñedo, que añade a la Visita Mirto un tour por los viñedos más representativos de la bodega, picnic entre vides y, por supuesto, cata.

Ramón Bilbao

La tercera actividad, Duelo de Duelas, es una experiencia especializada en torno a la crianza de los diferentes vinos de la marca y las barricas empleadas durante este proceso. Una profunda inmersión en las texturas, aromas y sensaciones que el roble francés o americano proporciona a los vinos de la icónica bodega riojana. Además, la bodega de Rueda de Ramón Bilbao tampoco es ajena a esta situación, y abrirá sus puertas a los visitantes a partir del día 1 de julio.

La bodega Mar de Frades, volverá a recibir visitantes a partir del próximo miércoles 1 de julio

La primera de las actividades planeadas es la Visita Mar de Frades, que empieza en la terraza situada en una ubicación privilegiada, junto al viñedo que rodea la bodega, con el mar como telón de fondo y acompañados por la suave brisa atlántica. Posteriormente, la visita recorrerá la bodega en el orden de la vinificación, y los asistentes podrán descubrir los secretos de la elaboración de vinos jóvenes, crianzas y espumosos, a partir de las variedades Albariño y Godello. Para concluir, la Visita Mar de Frades sorprende con una elaborada cata de los vinos Mar de Frades Albariño, Finca Valiñas y el espumoso Brut Nature, maridada con un sabroso aperitivo a base de productos locales.

Mar de Frades

La otra actividad con la que los amantes del buen vino podrán disfrutar este verano es la cata sin visita o Tasting. Y es que todos los sábados Mar de Frades propone disfrutar de una cata de tres de sus mejores albariños, aunque en esta ocasión la degustación no tendrá lugar en las instalaciones de la bodega, sino en la terraza, con unas inmejorables vistas al viñedo Finca Valiñas y a la Ría de Arousa. La cata será dirigida por el técnico de enoturismo de la bodega, y los asistentes también podrán degustar un aperitivo local en un entorno idílico, al aire libre y relajado.

Medidas de seguridad para todas las actividades

Estas medidas se traducen en una reducción de aforos en tiendas, visitas y salas de catas, en las que se ha de cumplir la distancia mínima de seguridad; controles de acceso para garantizar el aforo máximo permitido; la implementación de material higienizante en diferentes puntos del centro y servicios; el esfuerzo en labores de limpieza y desinfección diaria con productos virucidas autorizados; la supresión de elementos de contacto comunitario y sustitución por formatos individuales; la formación específica del equipo en medidas higiénico-sanitarias y mecanismos de control para evitar contagio; el fomento del pago por tarjeta y de la utilización de la central de reservas y la señalización de la distancia mínima de seguridad y dirección de recorridos para mantener el espacio mínimo necesario entre visitantes.