3 escapadas internacionales para un fin de semana (o puente)

Se acerca el puente de diciembre y no puedes dejar pasar estas oportunidades para hacer una escapada perfecta. 

Silvia Roba
 | 
Foto: Andrey Danilovich / ISTOCK

República Checa

De aniversario

Se cumplen 20 años del reconocimiento como Patrimonio Mundial de la Villa Tugendhat, en Brno, capital de Moravia del Sur. Diseñada por Mies van der Rohe en un terreno en pendiente con vistas a los principales monumentos de la ciudad, es una obra maestra de la arquitectura contemporánea, donde el espacio fluye sin restricciones. Visitarla es toda una experiencia. También, adentrarse en el recinto Lednice-Valtice, el Jardín de Europa, segundo integrante de la lista de la Unesco de la región checa, con 300 km para recorrer en bicicleta entre palacios, estanques y viñedos.

Brno Petrov

Austria

Por la región de la madera

La región de Bregenzerwald, en el estado austriaco de Vorarlberg, es la tierra de la madera, ya que es el principio vital de esta zona compuesta por 23 pueblos. Una manera de comprobarlo es seguir alguna de las rutas que discurren por 12 de esos pueblos y en las que se pueden admirar objetos arquitectónicos muy interesantes seleccionados por un equipo de arquitectos.

Popp & Hackner

En el centro urbano de la localidad de Schwarzenberg, por ejemplo, la gente vive en casas de tablillas de madera centenarias, que son excelentes ejemplos de esta antigua, y aún presente, tradición maderera. Pero aparte de la madera, en el terreno gastronómico también se puede disfrutar de quesos alpinos, destilerías de ginebra o degustar menús basados en las enseñanzas culinarias de Hildegard von Bingen, una monja sanadora de la Edad Media, en el Biohotel Schwanen en Bizau. 

Oslo

La nueva casa de Munch

Por fin el sueño de Edvard Munch se ha hecho realidad. Antes de morir, en 1944, donó 28.000 obras, entre pinturas, grabados y acuarelas, al país donde nació. Solo había una condición: que crearan un museo para alojarlas. Ahora por fin ve la luz el Munch Museet, un edificio de 60 metros de alto, diseñado por Juan Herreros y Jens Richter.

D.R.

Revestida en aluminio, su silueta, toda en azul, blanco y gris, parece una prolongación más del agua del fiordo sobre el que se eleva. Sus últimos pisos están inclinados, lo que ha convertido su fachada en centro de todas las miradas. Además de la obra de Munch, acogerá exposiciones de arte actual.