Carnavales diferentes, originales, y curiosos

La magia invernal llega en febrero, cuando el Carnaval llena de luz, color, diversión, y música, las calles de ciudades y pueblos. Entre murgas, comparsas, desfiles, alegría y humor, viajamos a los carnavales más curiosos y originales de nuestro país.

Irene González
 | 
Foto: Simon Podgorsek / ISTOCK

Es la seducción de la fiesta que envuelve con sus ritmos, cánticos y disfraces. Vestigios de los ritos paganos que celebraban el fin del invierno y exaltaban la fertilidad, se mezclan con el desenfreno previo a la estricta Cuaresma. Una válvula de escape temporal, en la que todo está permitido.

La sátira, que ridiculiza al poderoso bajo la máscara que garantiza el anonimato, el aplacamiento de la sed de justicia popular, la ocupación de las calles, y el exceso de comida y bebida, son las señas de identidad de esta fiesta pagana. Para el cristiano medieval, el Carnaval constituía un período de permisividad, de crítica social, en el que se ridiculizaban a los gobernantes, a los nobles y al clero. El término carnaval deriva de carnem levare, quitar la carne; alimento prohibido durante los cuarenta días de la Cuaresma.

Ya se celebraban en la era romana, en Egipto eran fiestas en honor de los dioses Isis y Apis, y en Grecia eran puras bacanales. Fue en la Edad Media, cuando se reafirmó la dureza cuaresmal del ayuno y la abstinencia. Y para el cristiano de la época medieval, el carnaval era la representación del paganismo, ya que el pueblo se ocultaba bajo máscaras y disfraces, se celebraban desfiles, bailes y comilonas, ardían las hogueras, y se sacrificaban animales para atraer la fortuna.

Con el paso de los años, cada pueblo ha aportado a la fiesta sus propios ingredientes y señas de identidad, dando vida así a carnavales llenos de personalidad, muy distintos entre sí. El carnaval está considerado por medio mundo como la fiesta de las fiestas, ya que anuncia el final del crudo invierno, y avisa de la llegada inminente de la primavera.

Los hay universales como los gaditanos, los de Tenerife, los de Badajoz y como no, el Entroido gallego. Pero hay muchos otros lugares que celebran esta festividad de una manera diferente, original, curiosa, con cientos de tradiciones y leyendas rurales, que han sobrevivido al paso de los siglos. Son comarcas llenas de encanto y tradición que descubren divertidas maneras de disfrutar del Carnaval.

Como cada año, su majestad Carnaval llegará a muchas poblaciones españolas ya sea elegantemente vestido, o con forma de besugo, de loro, o de terrible bandido. Pero siempre lo hace rodeado de fiesta y música. Recorremos algunos de los carnavales más originales, curiosos y divertidos. ¿Preparado para disfrutar?

 

// Outbrain