5 rutas en bici por España

El cicloturismo, una forma diferente de viajar. 

Ignacio Romo
 | 
Foto: natsuda chantara / ISTOCK

Imagina unas vacaciones haciendo deporte, acompañado de amigos, disfrutando y conociendo paisajes, pueblos y ciudades desde otro punto de vista. Pues así es el cicloturismo, una forma diferente y original de viajar, un estilo de turismo concienciado con el medio ambiente y con el bienestar físico y mental.

Ruta de la Plata

percds / ISTOCK

Este itinerario comparte tramos con el Camino de Santiago y la histórica Vía de la Plata, que va desde Mérida hasta Astorga, desde donde se desvía hacia Santiago. La Ruta de la Plata, en cambio, se inicia en Sevilla y finaliza en Gijón, después de haber recorrido 800 kilómetros, 4 comunidades autónomas y 7 provincias diferentes del oeste peninsular. Una de los aspectos más positivos del trayecto, además de sus paisajes, es su señalización: todo el camino se encuentra perfectamente indicado y marcado con flechas amarillas. La Ruta de la Plata puede recorrerse en bici de montaña, atravesando vías pecuarias y caminos naturales, o en bici de carretera, circulando en ese caso por calzadas. El itinerario pasa por diferentes lugares como Sevilla, Mérida, Cáceres, Plasencia, Béjar, Zamora, Benavente,  León, Oviedo y Gijón. La mejor época del año para realizar la Ruta de la Plata probablemente sea la primavera, cuando los campos y dehesas de Extremadura, Castilla y León y Asturias se llenan de flores, colores y aromas.

Transpirenaica

olegmit / ISTOCK

La ruta Transpirenaica es una de las más famosas del país. El recorrido, de unos 800 kilómetros, atraviesa los Pirineos de este a oeste, del mar Mediterráneo al Cantábrico. Como no podía ser de otra forma, la dificultad técnica para realizarla es alta, y requiere cierto entrenamiento previo. Con miles de metros de desnivel, la Transpirenaica, que comienza en Llança y finaliza en Hondarribia (Guipúzcoa), dura unos 16-18 días. Si se realiza completa las piernas terminarán exhaustas, pero la satisfacción por la consecución de la hazaña y por los paisajes contemplados acabará por compensar el agotamiento.

Vía verde de Ojos Negros

SalvadorGCubells / ISTOCK

La Vía Verde de Ojos Negros es actualmente la Vía Verde más larga de España. Transcurre entre Teruel y Sagunto, en la costa valenciana. En total, 160 kilómetros de recorrido que se ha dividido en dos tramos diferentes. El primero, que se desarrolla sobre la línea del ferrocarril minero de Sierra Menera, recorre las sierras de Javalambre y Gúdar y el valle de Jiloca, en Teruel. La segunda parte, que desciende hasta las huertas valencianas a orillas del Mediterráneo, recorre la provincia de Castellón hasta llegar a Valencia, concretamente a Algimia de Alfara. Lo mejor de esta ruta es que, durante la gran mayoría del tiempo, el recorrido es cuesta abajo, lo que termina por facilitarle mucho las cosas al ciclista, sobre todo al más inexperto.

Ruta Costa da Morte

Alfonso Fernández Gómez / ISTOCK

Desde A Coruña hasta Finisterre en bicicleta. Así es la ruta Costa da Morte, una de las más bellas de la Península. A través de acantilados, puertos, faros y playas, mientras se disfruta de la exquisita gastronomía gallega, esta ruta, de unos 4 o 5 días de duración, pasa por lugares como Laxe, el Cabo Vilán, el Cementerio de los ingleses, Camariñas, el mirador de Ézaro, Muxía o el dolmen de Dombate. La dificultad de la ruta es de nivel medio, pues combina zonas llanas y sencillas con otros terrenos más escarpados y de mayor desnivel.

La TransAndalus

Lux Blue / ISTOCK

El recorrido más completo para conocer a fondo Andalucía es este, el TransAndalus, una ruta en bicicleta de más de 2000 kilómetros que pasa por las 8 provincias de la región. Es probable que hacerla toda de un tirón sea demasiado cansado, demasiado exigente. Sin embargo, y esto es una de sus mayores ventajas, al ser circular puede comenzarse o abandonarse en cualquier sitio para luego retomarla más tarde, en otra ocasión. La diversidad paisajística de la TransAndalus es también muy interesante, pues durante el recorrido se mezclan playas, montañas, reservas naturales –como Sierra Nevada o Doñana–, pequeños pueblos y grandes ciudades monumentales como Sevilla, Granada o Córdoba. Y por cierto, como la mayoría del tiempo se va por caminos de tierra y vías pecuarias, evitando carreteras, la ruta deberá realizarse con bicicleta de montaña.