5 perfectas puestas de sol tierra adentro

Nuestro país ofrece algunas de las puestas de sol más bonitas del mundo. Anaranjados, rojizos, rosados y dorados cubren el cielo al atardecer y, es entonces cuando comienza el hechizo del crepúsculo. Un auténtico amor a primera vista en tierras de interior.

Irene González
 | 
Foto: ThomasSaupe / GETTY

Algunos de los paisajes más impactantes al caer la tarde lo ofrecen los cielos de nuestra geografía. Los atardeceres siempre han tenido encanto y mucha  magia. Tonos anaranjados, rojos, dorados y amarillos tiñen el cielo y lo vuelven una bella obra de arte. El patrimonio artístico y natural de nuestro país ofrece un sin fin de destinos en función de cada época del año, o el gusto de cada viajero. Sin embargo, hay un acontecimiento que merece por sí solo detenerse para saborearlo. Es el atardecer, un momento fascinante que tiene lugar todos los días.

Y es que los atardeceres siempre han sido un atractivo en cualquier punto de nuestra geografía. Aunque hay lugares imprescindibles donde la puesta de sol deja sin palabras. Entre estos, hay uno que se lleva la palma. Es la puesta de sol desde el granadino Mirador de San Nicolás.

Deslumbró incluso a un presidente americano, viajero por necesidad. Bill Clinton durante su mandato como presidente de los Estados Unidos, afirmó que la puesta de sol desde el Mirador de San Nicolás era la más bella del mundo. Y lo cierto es que el complejo monumental de la Alhambra es un bello acontecimiento en sí mismo, sea por la mañana o por la noche, pero al atardecer, cuando el cielo se tiñe de colores e ilumina este enclave Patrimonio de la Humanidad, el resultado extasía. El soberbio paraje de Las Médulas, en El Bierzo, es otro paisaje exclusivo para sentir el atardecer. En la que fue la mina de oro más grande del mundo, la puesta de sol es un sueño, donde la montaña se enciende en un vivo color dorado. No es de extrañar que estos oteros fueran una de las razones por las que Roma luchó durante diez años, en una campaña feroz, contra el pueblo celta de la zona.

Otro enclave maravilloso es la ciudad malagueña de Ronda, donde desde el fondo del tajo, cuando el puente y todo el casco viejo quedan bajo el misterio de la tenue luz que se apaga, o desde cualquier mirador, se disfruta de increíbles caídas de la tarde. Y qué decir de El Rocío, cuando el sol cae sobre su marisma, y la hechiza. Recorremos 5 puestas de sol "tierra adentro" dignas de admirar. Resultan perfectas, son los rincones más románticos para ver el atardecer. Para disfrutarlos en soledad o en compañía, son un flechazo a primera vista.