4 imprescindibles en Madrid, sobre antiguos raíles

Viajar en tren se convierte en todo un planazo para disfrutar, al ritmo de siglos pasados, de 4 localidades imprescindibles de la Comunidad de Madrid. El suave traqueteo de las antiguas locomotoras discurre, sin atascos, ni prisa, por los parajes madrileños más apetecibles y emblemáticos.

Irene González
 | 
Foto: Tren Felipe II

El próximo 19 de noviembre se cumplen 170 años del primer viaje en ferrocarril realizado en España. La locomotora La Mataró se convertía en la protagonista de un recorrido de 28 kilómetros entre Barcelona y Mataró. El viaje duró 35 minutos, y fue todo un récord para la época. Además de un éxito sin precedentes, ya que, un día después del viaje inaugural, 4000 personas tomaban al asalto el nuevo medio de transporte. En Madrid se construyeron emblemáticas estaciones. Atocha, Norte, Delicias o Chamartín eran un hervidero de pasajeros atascando los andenes, cargando sus maletas, o esperando la llegada de los trenes. Había viajeros en primera clase con todo lujo de comodidades. 

Tren de Felipe II

Y otros, en tercera, apretados en bancos de madera, pero contentos de viajar en un medio tan rápido, y tan moderno. En este ir y venir, los protagonistas eran las locomotoras y los vagones. Modelos decimonónicos que sirvieron de transporte a Isabel II, hasta otros mucho más modernos como el Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol, o el Tren Español Rápido. Esta forma de viajar parece de un pasado muy lejano, que no lo es tanto. Aquellas escenas costumbristas, de encuentros y despedidas, de una sociedad en plena transformación, hoy se han convertido en una deliciosa propuesta para una escapada otoñal. Los trenes turísticos madrileños son una placentera mezcla de muchos encantos, un cóctel de trenes antiguos, y paisajes trufados de historia y belleza. El Tren de Arganda ha vuelto a pitar, gracias a que un grupo de aficionados al ferrocarril adquirieron una vieja locomotora de vapor, a punto de ser desguazada. 

Tren Felipe II

Reconstruyeron esta pieza histórica y, recuperaron parte de la antigua línea ferroviaria del Tajuña. Otra interesante propuesta es El Tren de Cervantes, que realiza un encantador trayecto desde Madrid hasta la emblemática Alcalá de Henares. La ciudad donde nación Miguel de Cervantes se disfruta en un recorrido cultural y lúdico, amenizado por actores que rememoran el Siglo de Oro de las letras. Con el Tren de Felipe II se disfruta de una de las localidades más emblemáticas de la Comunidad de Madrid. En sus coches restaurados, se vive la experiencia de un recorrido, tal y como se hacía en los años cuarenta. Seguro que incluyes alguno en tus planes de otoño.

1 Tren de Arganda. Arganda del Rey

Turismo Madrid

En 2003 se volvió a poner en funcionamiento un tren que pita más que anda. Es la histórica locomotora Arganda, que unía La Poveda, en Arganda del Rey, con el apeadero de La Laguna del Campillo, en Rivas Vaciamadrid. Un trayecto de 4 kilómetros en locomotora de vapor, que parte de la estación de Arganda del Rey, y que cruza un espectacular puente de hierro sobre el río Jarama, de 175 metros de longitud. Funciona todos los domingos, y no hay que perderse la posibilidad de visitar en Poveda el museo ferroviario, donde se recrea el ambiente de una estación histórica.

2 Tren de Cervantes. Alcalá de Henares

Turismo Madrid

Hasta la localidad natal de Cervantes, y Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se puede llegar todos los sábados en un tren muy especial. El Tren de Cervantes es una vuelta al Siglo de Oro de las letras, un recorrido cervantino, con personajes de la época incluidos, que parte desde la estación de Atocha. Durante el trayecto se representan pasajes cervantinos, que sin duda, amenizan el viaje. El Palacio de Laredo, la Universidad de Alcalá, el Paraninfo, la Casa Natal de Cervantes, el Convento de Las Diegas, el Corral de Comedias, el Museo Arqueológico, la Ciudad Romana de Complutum, y el Yacimiento Arqueológico Casa de Hippolytus son algunas de las joyas de las que se disfrutan en este literario tren.

3 Tren de Felipe II. El Escorial.

Tren Felipe II

El Tren de Felipe II sale de la madrileña Príncipe Pío en vagones de los años cuarenta del siglo pasado. Con revisores caracterizados como personajes de la corte, llega al Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, el lugar elegido por el rey del Imperio donde nunca se ponía el sol, para descansar. El majestuoso Monasterio de El Escorial, las Casas de Oficios, la Casita del Príncipe, y el Coliseo Carlos III son algunas de las maravillas que guarda el real lugar. 

4 Tren de la Fresa. Aranjuez.

Turismo Madrid

El Tren de la Fresa rememora el recorrido del primer trayecto del ferrocarril de la comunidad madrileña, que inauguró Isabel II en 1851, para comunicar el Palacio Real de Aranjuez, con la Villa de Madrid. Aunque se construyo con la intención de unir Madrid con el Mediterráneo, solo llegó hasta Aranjuez, y para mayor comodidad de la realeza, se prolongó hasta las puertas del Palacio. Este sugerente tren, que parte de la estación de Príncipe Pío, acerca aún más Aranjuez y sus monumentales jardines, declarados Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.