Guía de Lima

Toda la información que necesitas para viajar a Lima: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes de la ciudad.

Cómo llegar

Lantam (www.lan.com), Air France-KLM (www.airfrance.es), Iberia (www.iberia.com) y otras compañías ofrecen vuelos a la ciudad de Lima.

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado para permanecer un máximo de 90 días en el país.

La Lima de Vargas Llosa

Para desplazarse, lo más sensato es utilizar un coche de alquiler o contratar un taxi de estación por el día. Aconsejamos descubrir la Lima de Vargas Llosa siguiendo tres circuitos, con la guía de Promperú en la mano:

• El centro de Lima. Plazas Mayor y San Martín, Jirón de la Unión, Hotel Bolívar (un clásico, para tomarse un pisco sour), portal del Negro Negro, Parque Universitario, Centro Cultural de San Marcos, panadería y pastelería Los Huérfanos. Bares Queirolo, Cordano, Múnich, Yakana, Etnias, que, si bien no figuran en los relatos de Vargas Llosa, contienen mucho de su espíritu y son fantásticos. Fachada del Club Nacional, donde el autor trabajó como bibliotecario, último reducto de la oligarquía limeña. El edificio de La Crónica en la avenida Tacna y las ruinas del bar La Catedral son mejores de observar y fotografiar desde el vehículo, por seguridad. La Victoria, Plaza Manco Cápac (inevitable la foto debajo del dedo del inca puto).

• Miraflores. Comenzamos por su Parque Central y el Parque Kennedy, zona de cafés, paseos, compras, recuerdos, baratillos, galerías de arte, pintores callejeros y ferias de libros. Allí está la Heladería D''Onofrio, mencionada en los relatos de nuestro autor, también la alameda Pardo. Muy cerca, en la calle Mártir Olaya, se levanta lo que fuera el colegio Champagnat, donde el escritor pasó algún tiempo estudiando con los maristas. Barrios antiguos y mejor conservados son los situados a ambos lados de la Quebrada Balta: al norte, el óvalo Bolognesi, las calles Roma y Bellavista, áreas plácidas para caminar, para llegar a los malecones y observar el mar limeño; al sur, el laberinto de las calles Porta, Ocharán, Diego Ferré, José González, Buenos Aires. En estos espacios aún es posible encontrar los ranchos miraflorinos tradicionales, los que sobreviven a la vulgaridad del boom de la construcción que destruye lo más bello de Lima. Se presume que la casa con el número 225 de Diego Ferré era donde vivía el Poeta con sus tíos, aunque no es seguro del todo. En Porta, 183, está la quinta (o conventillo) Los Duendes, con sus casitas diminutas, donde Vargas Llosa se fue a vivir cuando se casó con Julia Urquidi (la tía Julia). Es posible entrar a la quinta y preguntar a los vecinos mayores si recuerdan a esa pareja de los años 70. Lo que fuera el Parque Salazar, lugar de primeros escarceos amorosos de los adolescentes vargasllosianos, es hoy Larcomar, emporio de boutiques, cines, teatros, restaurantes... Vargas Llosa escribió hace unos años para El País un artículo en el que criticaba esta transformación por considerar que no respetaba los rincones con sentido y buen uso, en nombre de una modernidad mal entendida. Hoy, sin embargo, Larcomar convoca a la mayoría de turistas que visitan la capital de Perú.

• Barranco. Tomamos la Costa Verde, pasamos por la fachada del Club Waikiki, mencionado en Los cachorros y que fuera el centro de reunión de la clase alta limeña. Parque Central de Barranco, arquitectura de inicios del siglo XX, vida callejera de día y de noche. La Bajada a los Baños, con sus ranchitos humildes habitados desde siempre por las mismas familias. La Ermita y el Puente de los Suspiros, los espacios para el romanticismo que equilibraba la dureza de la vida del Poeta, el protagonista de La ciudad.... La alameda Pedro de Osma con los ficus como arañas. Hoy Barranco es el punto de concentración de galerías de arte y tiendas de decoración fina, además de infinidad de bares, restaurantes, discotecas, chiringuitos y demás. Los malecones de Barranco, en cambio, reciben a los edificios más lujosos y vanguardistas de Lima. En uno de ellos tiene su departamento Mario Vargas Llosa. Siguiendo hacia el sur cruzamos el antiguo distrito de Chorrillos y tomamos un serpentín ganado al cerro pelado, llamado Morro Solar. En pleno serpentín hay un punto llamado El Paraíso de los Suicidas, marcado por la leyenda de un cura que se perdió en el pecado de la carne y no tuvo más opción que la de lanzarse al mar, a morir del todo. El salto es reeditado por jóvenes limeños vestidos con sotana, vale pagar los diez soles que eso cuesta. En cinco minutos se abre ante nosotros La Herradura. Una playa que hasta los 80 convocaba a la clase media limeña, pero luego decayó. Frente al mar encontramos una hilera de bares y restaurantes. Uno de ellos es El Nacional, escenario de Los cachorros, lugar de borracheras adolescentes y hoy en una fascinante decadencia. El Suizo, en cambio, creado hace casi 80 años, está tal cual, un restaurante cuya terraza ha convocado a todo el mundo, incluyendo desde luego a Vargas Llosa, a Alfredo Bryce, a la compositora Chabuca Granda y a cuanto personaje se sintiera ansioso de tomar vuelo con varios pisco sour antes de emprender una comilona única, que tiene la opción de un preparado de lomo que fue prácticamente inventado por Manuel Prado, dos veces presidente de Perú.

• Colegio Militar Leoncio Prado. Es un privilegio poder recorrer en persona el escenario de La ciudad y los perros. "Perro", en el argot de este plantel, era el cadete de tercero, el recién llegado, víctima de todas las humillaciones imaginables por parte de los alumnos de cuarto y quinto, con la venia de sus autoridades. La revancha venía cuando el perro pasaba a cuarto y le tocaba entonces ser el torturador de los nuevos perros. Como ocurre en la vida misma. El local data de 1943 y pertenece al distrito de La Perla, en El Callao. El colegio tiene una gran fachada que da a La Costanera, la avenida paralela al mar, un tramo donde el clima es húmedo, el viento racheado, hiela casi todo el año y por lo general encara un cielo color gris pardo. La arquitectura del local es interesante, con retazos art decó. Aquí están los pabellones con las aulas, las cuadras, la piscina, la cantina, las canchas. Y también, la Siberia, el lugar de los castigos, un pabellón abandonado donde el aire golpea con fiereza y las paredes desconchadas aguantan mensajes escritos a mano desesperada. Hoy el colegio es un plantel modelo, su funcionamiento se muestra de manera transparente, sus instalaciones están siendo rehabilitadas y se puede visitar cualquier día de la semana -salvo los sábados y domingos-. Tiene un pequeño museo militar de cierto interés. Se trata de un lugar para sentir al Vargas Llosa más crítico y también para hacer magníficas fotografías, sobre todo en blanco y negro. www.cmlp.net

Dónde comer

La gastronomía limeña es, sin duda, una de las razones para visitar la ciudad. Poco a poco la variedad y exquisitez de un tipo de comida que ha sabido fusionar un producto exquisito con todas las culturas que pueblan la ciudad de Lima la ha elevado a una de las mejores del mundo. Los ceviches, cada vez más sofisticados; los tiraditos, la papa a la huancaína, el lomito saltado, los anticuchos o la comida chifa, que aúna la tradición china con la peruana, o la Nikei, que es el resultado de fusionar producto japonés y peruano, son motivos suficientes para elaborar todo un mapa a base de restaurantes.

En el centro de Lima

El Cebiche de Pedro Solari
Calle Jirón Cahuide, 945. Jesús María
Tlf. 511 471 5360
Desde que tenía 12 años este cocinero comenzó a preparar cebiches. Hoy tiene la friolera de 90 y continúa perfeccionando el oficio que lo hizo célebre, convertido ya en un icono del plato de bandera peruano. Por las mesas de su pequeño local en Jesús María han pasado símbolos de la talla de Celia Cruz, el multimillonario griego Aristóteles Onassis y también los ex presidentes peruanos Fernando Belaúnde Terry y Alan García. ¿El secreto de su sabor? "La mano que los prepara", cuenta Solari. Él mismo filetea el pescado y prepara el platillo. Además, afirma que él fue quien inventó la forma en la que hoy comemos esta sabrosa preparación. "Antes se remojaba por 4 ó 5 horas en limón. Así queda como un corcho. Yo dije que debía comerse al instante", explica. Es muy difícil conseguir sitio ya que atiende a muy pocos comensales. Y solo con reserva.

Chez Wong
Jirón Enrique León García, 114. Urbanización Santa Catalina. La Victoria
Tlf. 511 470 621
Solo almuerzo, atiende en su casa pocos comensales, pero hay gente que dice que aquí se sirve el mejor cebiche del mundo.

Costanera 700
Avenida del Ejército. 421. Miraflores
Tlf. 421 7508 y 421 4635
www.costanera700.com
Este establecimiento atesora más de treinta años de experiencia en cocina Nikei bajo la batuta de su creador, Humberto Sato.

Osaka
Avenida Los Conquistadores, 999. San Isidro
Tlf. 511 222 04 05
www.osaka.com.pe
Cocina fusión y sushi bar en un restaurante que sorprende por su continua evolución. Ganador del premio TripAdvisor 2014, se puede reservar on line con 48 horas de anticipación en su web.

Onceava
Jirón San Ambrosio, 401. Barranco
Tlf. 511 247 5232 y 946 181 093
www.laonceava.com.pe
Terraza en pleno barrio de Barranco con un ambiente muy tranquilo y agradable. Sirve excelente comida criolla y marina.

Sonia
Calle Santa Rosa, 173. Chorrillos.
Tlf. 511 467 3788
La cebichería de Sonia no tiene página web porque es pura tradición. Esta familia de pescadores prepara el cebiche como siempre. Tradición y frescura es lo que se encuentra en este restaurante ubicado en Chorrillos, el barrio pesquero y por excelencia de la capital peruana.

El Mercado
Hipólito Unanue, 203, esquina Mendiburu. Miraflores.
Tlf. ?511 221 1322
Productos de excelente calidad en manos de su chef, Rafael Osterling, que se está ganando el respeto mundial con sus platos y recetas. Su carta está inspirada en los mercados y la comida marina con un toque gourmet.

La Preferida
Avenida La Encalada, 908. Monterrico. Santiago de Surco.
Tlf. 511 358 9049
Por sus cómodos ambientes y atención personalizada, desde hace más de cincuenta años este tradicional establecimiento forma parte del panorama gastronómico limeño. Su barra con variadas tapas de pescados y mariscos, así como su carta, ofrecen originales platos que rescatan lo más sabroso del mar y lo fusionan con elementos de refinada cocina internacional.

Canta Rana
Esquina de la calle Alfonso Ugarte y Génova. Barranco
Tlf.511 247 7274
Todo un símbolo del distrito de Barranco, el Canta Rana lleva más de 25 años sirviendo comidas en un ambiente distendido y familiar. La carta presume de más de 160 platos realizados a través de los años de la mano de su propietario, el argentino Vicente Furguiele.

Bar del hotel Bolívar Plaza San Martín
Este hotel fue el Ritz limeño hasta hace unas décadas, cuando el centro de Lima decayó. Hoy recupera fuerza y su hermoso bar ofrece quizás el mejor pisco sour de Lima, llamado La Catedral, por el tamaño del vaso. La comida, criolla e internacional, es conservadora y tradicional.

Bar del hotel Maury
Jirón Ucayali, 201
Un gringo apellidado Morris, inspirado en el whisky sour, inventó en este encantador bar el pisco sour, que hasta hoy se hace con receta original (pisco, clara de huevo, jarabe de goma, limón de pica, amargo de angostura, y todo a la coctelera). El restaurante del hotel ofrece almuerzos pantagruélicos; recomendamos el sancochado (una especie de cocido madrileño) y el tacu tacu, mezcla de frijol y arroz, frito, servido con carne de res y huevos fritos encima.

Cordano
Jirón Ancash, 202
Centenaria fonda a la italiana, tal cual fue abierta. Valen sus sánguches de jamón del país, sus causas (plato criollo elaborado con papas amarillas), sus sesos y riñoncitos, pero, sobre todo,la cerveza helada en a máquina del tiempo.

Club Nacional
Jirón de la Unión, 1016
Considerado entre los diez mejores clubes de estilo neocolonial del mundo, este hermoso local data de los años 20 del siglo que pasó y es aún el lugar más exclusivo de Lima. Las mujeres no entran solas, sólo se ingresa por invitación de un socio. La comida criolla es espléndida y abundante.

En Miraflores

La Gloria
Atahualpa, 201
Muy informal, pero con comida de primera. Siempre encabeza las encuestas que se hace entre limeños sobre sus preferencias culinarias. Inolvidables su cola de buey, su polenta...

Rafael
San Martín, 300
Quizás el restaurante más fino de Lima, creación de Rafael Osterling. Fusiones delicadas, sin estridencia, todo de una bagatelle que hay que equilibrar con vinos corpulentos.

La Trattoría
Manuel Bonilla, 106
Magnífico lugar de comida italiana donde hay una lista estable, pero otra que día a día ofrece contundencias audaces o conservadoras. Pastas rellenas y de otras, risottos, ensaladas... La propietaria, Sandra Plevisani, es una maestra de la repostería.

La Huaca
General Borgoño, 8
El atractivo de este lugar es que está enclavado al pie de una pirámide preinca de barro, restaurada, de modo que la vista -sobre todo la nocturna- es alucinante. Su carta es de primera, criolla, internacional y gourmet.

Astrid y Gastón
Av. Paz Soldán 290, San Isidro.
Gastón Acurio es el Nobel de la gastronomía y éste, su primer restaurante, es simplemente para perder la razón. Acá empezó con las fusiones y acá las sigue inventando. Su mujer, la suiza Astrid, se encarga de los postres.

El Señorío de Sulco
Malecón Cisneros, 1470
Un lugar obligado, con decoración peruana precolombina y vista al mar. Su propietaria, Isabel Álvarez, es toda una autoridad en culinaria peruana. Comida criolla tradicional, gourmet, fusiones. Bufé y a la carta.

Fiesta
Av. Reducto, 1278
Uno de los grandes de Lima. Comida considerada entre las mejores del país. Cabrito, pato, ceviches fríos y calientes, raya en tortilla... una fiesta.

Hervé
Atahualpa, 195
La sofisticación francesa total en Lima.

Haití
Diagonal, 160
Un clásico que ha cumplido 60 años; quizás el lugar más cospomolita de Miraflores, recibe en sus mesas y en su terraza a gente variopinta. Es también un lugar muy tranquilo y seguro.

En Barranco

Antica Pizzería
San Martín, 201
Una célebre pizzería que innova el clásico plato con versiones acriolladas muy recomendables.

Costa Verde
Playa Barranquito, Circuito de Playas
Desde siempre, un lugar espléndido por su variado bufé, en el que destaca la comida de mar.

La 73
El Sol, 175
Un lugar muy de moda que simula ser un mercado donde los platos llegan con un refinamiento que le hace el contraste. Pastas con mariscos, para alegrarse la vida.

Picas
Bajada a los Baños, 340
Muy sofisticado e informal a la vez, en un lugar bellísimo de Barranco. Es uno de los establecimientos preferidos por la comunidad gay limeña.

En La Herradura

Restaurante Suizo
Playa La Herradura
Su ceviche es de primera, sus choritos a la chalaca ni qué decir (mejillones crudos con limón y cebolla roja picada) y hay un lomo que lo inventó Manuel Prado, elegido dos veces presidente de Perú.

Lima

La inicialmente Ciudad de los Reyes lleva por nombre hoy día Lima Metropolitana. La capital de la República del Perú se encuentra a orillas del océano Pacífico y se considera el centro político, cultural, financiero y comercial del país así como una de las ciudades más pobladas de América del Sur.

Lima fue fundada por los españoles en 1535 y, desde entonces, fue capital del Virreinato del Perú hasta la independencia del país. Los conquistadores eligieron este lugar por su ubicación estratégica ya que está lo suficientemente próxima a la costa para construir un puerto desde donde exportar las mercancías pero, a la vez, lo bastante alejada para evitar ataques de piratas. Además, Lima se encuentra en un valle donde confluyen los ríos Rímac, Chillón y Lurín lo que hace que sus tierras sean muy fértiles.

De la época del Virreinato quedan en las calles de Lima algunos ejemplos arquitectónicos de estilo colonial como la Basílica y Convento de San Francisco, la Catedral de Lima o el Palacio de Torre Tagle, así como numerosas casas de estilo neoclásico y barroco español. Todo el centro histórico de Lima se merece una buena caminata y es que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Tras la independencia de España las calles limeñas se dieron al art nouveau y al neoclasicismo y a mediados del siglo XX el estilo brutalista fue el rey. Así el Museo de la Nación y el Ministerio de Defensa del Perú se caracterizan por sus fachadas de hormigón.

Lima también cuenta con grandes espacios verdes, aunque los más grandes se encuentran alejados del centro. Por otra parte, la ciudad dispone de más de cincuenta museos, de hecho es la urbe de Perú con más concentración de museos.

Datos útiles

Cuándo ir

Lima tiene un clima templado, entre 19 y 29ºC. La mejor época para disfrutar de la ciudad es en verano, que empieza en diciembre y dura hasta abril, con lo que la época de Navidad y Pascua es temporada alta. Sin embargo, la mejor época para visitar las ciudades andinas y la Amazonia va desde mayo a octubre, con lo que también es interesante si se piensa viajar por el país. Los inviernos limeños no son en absoluto lo fríos y desangelados a los que estamos acostumbrados en Europa.

Tiene una diferencia horaria de siete horas menos respecto a la Península y seis horas menos que las Islas Canarias.

Moneda

La moneda oficial del Perú es el nuevo sol, moneda que sustituyó a los antiguos intis. Diez euros equivalen aproximadamente a 38 soles. Aunque se puede cambiar en las casas oficiales de cambio, en algunos barrios de Lima los cambistas callejeros también ofrecen buen cambio y se distinguen con unos chalecos de colores generalmente naranjas o amarillos.

Más información

Promperú. www.promperu.gob.pe

Turismo de Perú. ? www.peru.info

www.peru.travel/es-pe

Dónde dormir

Country Club
Calle Los Eucaliptos, 590. San Isidro.
Tlf. 511 611 9000
www.hotelcountryclub.com
El Country Club Lima Hotel, una propiedad de cinco estrellas de lujo, está situado en el atractivo distrito de San Isidro, el más exclusivo residencial y comercial de Lima, rodeado de embajadas y frente a un prestigioso club de golf. El centro de la ciudad está a 15 minutos.

Belmond Miraflores Park
Avenida Malecón de la Reserva, 1035. Miraflores.
Tlf. 511 610 4000 y 900 958 922
www.belmond.com
Hotel de lujo frente al mar con increíbles vistas al Pacífico. Está en pleno barrio de Miraflores, a pocos minutos de Larco Mar, el centro comercial más famoso de Lima. Dispone de 82 suites y una infinity pool en la terraza superior. Otro atractivo es el restaurante de fusión peruano-japonesa Mesa 18 by Toshiro.

El Olivar
Pancho Fierro, 194. San Isidro
Tlf 511 712 6000
En el tranquilo barrio de San Isidro, El Olivar presta una excelente atención personal en una de las zonas más tranquilas de la ciudad.

Antigua Miraflores
Avenida Grau, 350. Miraflores
Tlf 511 201 2060
www.antiguamiraflores.com
Esta casona colonial ofrece amplias habitaciones y es una interesante introducción a la rica herencia cultural peruana.

Wasi
Avenida Armendariz, 375. Miraflores
Tlf 511 243 0721
www.limawasihotel.com.pe
También en Miraflores, pero para bolsillos más económicos, ofrece habitaciones limpias y un ambiente cuidado y confortable.