Placer helado: así son las nuevas heladerías madrileñas

El verano ya llegó. El cuerpo pide cosas fresquitas y una vez más, los helados se posicionan como la mejor opción para vencer a las altas temperaturas. Estas son las nuevas heladerías de Madrid. Te derretirás de placer...

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Lupita Paleta

La Pecera

El año pasado todos caímos rendidos a sus pies. Por Instagram se sucedían las fotografías de estos peces rellenos de helados. Hablamos de los taiyaki, una especie de dulce con forma de pez, relleno de helado soft y coronado con montones de toppings. Los primeros en introducirlo en nuestra ciudad, fueron los chicos de La Pecera. En su local de Malasaña se formaban largas colas para hacerse con el ansiado pececito. Ahora, hace apenas unos días, han inaugurado su segundo local en Goya, 56. ¿Qué lo diferencia del primigenio? Veamos. En primer lugar, el espacio. En la nueva Pecera hay espacio para sentarse y disfrutar allí en un local inspirado en el mundo submarino, cosa que en el primer local no era posible, ya que funciona a modo take-away. En segundo lugar, han ampliado su oferta y se han posicionado así como la primera pastelería de fantasía de Madrid. Y de fantasía nos referimos a que, inspirándose en la cultura nipona, han introducido en su carta los color latte, la pink lemonade y postres y pasteles llenos de color como la estrella de matcha o una brisa marina. Todos ellos con sorpresa en el interior. En cuanto a los helados, aquí amplían el catálogo a seis diferentes -té matcha, salted caramel o vainilla de Madagascar, entre otros- y otras ediciones limitadas que irán rotando, como ya lo han hecho sabores como el black charcoal o el helado de Froot Loops.

La Pecera. | La Pecera

La Commedia

Otra de las grandes novedades de este año toma su nombre de la obra de Dante Alighieri, 'La Divina Comedia', que relata el viaje del protagonista por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. Y es así como en esta heladería de General Pardiñas, 7, diferentes escenarios inspiran a sus fundadores para explorar el mundo de los sabores, revolucionando así el concepto tradicional de heladería. Para hablar de esta 'heladería divina', debemos retrotraernos en el tiempo, allá por 1936, cuando el abuelo de Paola Panzani, fundadora de La Commedia, abrió en Milán su primera heladería. Diez años más tarde, fundaron la que se convirtió en la heladería de referencia de la ciudad, Gelateria Piermarini. Siguiendo los pasos de su abuelo, Paola ha querido revivir esta tradición familiar, creando una heladería que no es como las demás. Para ello, ha integrado un obrador donde preparan helados artesanos con fruta fresca de temporada, frutos secos italianos y leche fresca de la Sierra de Madrid. Todo es 100% natural, ya que no añaden conservantes ni colorantes artificiales. Así, a los sabores habituales -siempre de primera calidad- se unen nombres tan sugerentes como Inferno -una reinterpretación de la Red Velvet con crema de mascarpone, chocolate blanco y bizcocho, Purgatorio -vainilla, cacahuetes, cerezas amarena y chocolate- o Paraíso, un helado demasiado bueno, hecho a base de cremino de avellanas con chocolate. ¡Ah! También podrás disfrutar allí de tartas, pasteles, tiramisú italiano o una clásica crostata. ¡Placer divino!

The Pâtissier by Ricardo Vélez

Este verano, el reputado repostero Ricardo Vélez de Moulin Chocolat (Mejor repostero de España en 2014), ha abierto un pop-up de helados y brioches. En su espacio más polivalente, The Pâtissier -Columela,9- donde suelen organizar cursos y catas, han montado una tienda que estará abierta durante los meses de julio y septiembre, en la que todo se dedica a satisfacer los gustos de sus clientes. Por una parte, han creado seis sabores de helados -chocolate guanaja, fresas Mara des Bois, leche merengada con tocinillo de cielo, lemon pie, avellanas del Piamonte y vainilla con Havana 7- para tomar en tarrinas, cono de barquillo casero o dentro de un brioche, y por otra, una extensa carta de brioches dulces y salados para coger, llevar y disfrutar. No faltan los brioches de caramelo y almendras, de cheesecake, de limón y merengue y otros salados como el relleno de pastrami o el de salmón y mango. Sin duda, una de las estrellas de este pop-up veraniego, va a ser la bamba de nata, un delicioso brioche partido a la mitad y relleno de nata recién montada.

The Pâtissier by Ricardo Vélez. | The Pâtissier

Lupita Paleta

La unión de Susana, española y Jorge, mexicano, ha dado lugar a Lupita Paleta, una heladería que comparte uno de los tesoros de la gastronomía mexicana, las paletas. Por si no sabes que es una paleta, te contaremos que se trata de lo que aquí llamamos polos, hechos a base de fruta natural. En México, esta tradición data de cientos de años atrás y no es difícil encontrarlas en cada plaza del país, con puestecitos o carritos dispuestos a paliar las altas temperaturas. Esta era la ilusión de Susana y Jorge, el poder acercarnos la tradición mexicana y vaya si lo han hecho. A principios de junio abrían su local en la calle Toledo, 81. ¿Qué encontrarás allí? Todo un universo de paletas coloridas ante tus ojos. Las elaboran con leche ecológica y fruta de temporada, ya sea de aquí o de allí: fresa y piña, lima con chía, fresas con nata, naranja con ositos Haribo, guayaba, higo chumbo, aguacate... Pero también sabores exóticos como cacahuetes o maíz y queso y propuestas de coctelería hechas paleta como una deliciosa michelada, margarita, vermú o gin tonic. ¡Te sorprenderán!