Parque Nacional de Cabañeros: naturaleza salvaje en un rincón único de España

Refugio de Águila Imperial y Buitre Negro, el parque nacional de cabañeros es hoy uno de los rincones protegidos más valiosos de la provincia. Su entorno único hace del destino una opción ideal por su patrimonio, gastronomía y, por supuesto, naturaleza.

T. E. para Turismo de Castilla-La Mancha
 | 
Foto: Juan Garcia Hinojosa

Carboneros y pastores, los primeros viajeros del destino Cabañeros, dibujaron sin saberlo, entre jaras, mejoranas, romeros y cantuesos el paisaje de bosque mediterráneo que hoy se respira en este destino turístico. Acompañados del sonido incensante de la berrea con las primeras lluvias de otoño, se abren paso pueblos tranquilos que viven a ritmo lento cada estación en este increíble entorno. 

Parque Nacional Cabañeros
Panorámica del Parque Nacional de Cabañeros. | Josefa Calzado

Situado en la submeseta meridional, en pleno centro de España, en las provincias de Ciudad Real y Toledo, Cabañeros ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar de amaneceres y atardeceres de película que dejan las mejores fotografías de aves para todo amante de este arte.  Y es que estamos en el habitat natural de especies pequeñas como la calandria, congujada montesina, terrera, totovía o gorrión chillón así como de otras grandes como las gruyas o la mayor colonia de buitre negro.  Un paisaje de más de 40.000 ha. de espacio natural protegido que también es territorio de viñedos y bodegas, como Pago de Vallegarcía y Dehesa Carrizal en  Retuerta del Bullaque. 

Parque Nacional Cabañeros
Puesta de son en Cabañeros. | Wayak

En la comarca abundan los pueblos con encanto en los que vivir sin prisa, o hacer acopio de exquisiteces como miel, queso, el mejor embutido o experiencias de oleoturismo.  Sin duda, en Cabañeros, tradición y naturaleza emergen en forma de propuestas de tiempo libre que persiguen reconectar con nosotros y con los nuestros.

Fauna de Cabañeros

Parque Nacional Cabañeros
Ciervos en Cabañeros. | VteSuarez

Los ciervos son los mamíferos más perseguidos por los objetivos de los visitantes del parque, sobre todo durante la época de la Berrea, denominada así por el sonido gutural que emiten los machos durante el etapa de celo de la especie.