Vivir como dioses en Bali

Foto: Alvaro Leiva

No solo de playas viven las islas tropicales, y Bali menos que ninguna. Y es que encasillar al destino más visitado de Indonesia como un escondite en el que relajarse al sol es quedarse muy corto. Haberlas claro que las hay. Extensas y de atardeceres de película como la archiconocida Kuta, tan a rebosar de vendedores y surfistas durante el día como de ambiente fiestero al caer la noche, o, para quienes prefieran arenales menos masificados, las rebosantes de villas y hoteles de lujo Nusa Dua, Sanur, Jimbaran o Seminyak, flanqueada esta última por los restaurantes y las tiendas más exclusivas.