Undredal, o el pueblo noruego que invita a creer en los elfos

El paisaje de fantasía de este enclave en el fiordo de Aurland hace volar la imaginación

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: cookelma / ISTOCK

Los fiordos noruegos de Geiranger y Nærøy encierran algunos de los paisajes más increíbles de este tipo de accidentes geográficos. Declarados por este motivo Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, son además el reducto donde se conservan los testimonios de antiguos modos de vida de estas tierras escandinavas.

Geiranger, Noruega | JurgaR / ISTOCK

En el corazón de estos parajes, adentrándose junto al mar entre las infinitas paredes de los relieves que lo flanquean, se encuentra el pequeño pueblo de Undredal, asentado en uno de los rincones más bellos de la Europa septentrional. Avanzamos hacia un paisaje de fantasía para toparnos con un diminuto mundo de película que nos hará soñar por momentos.

Paisajes de película que son muy reales

El fiordo de Nærøy – uno de los dos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco -, dibuja un trazado tierra adentro en la mitad occidental de Noruega que, junto con su morfología, representa la perfecta proyección de la idea que podríamos imaginar de este tipo de accidentes geográficos.

Fiordo de Naeroy, Noruega | Vadim_Nefedov / ISTOCK

Formando parte, a su vez, del fiordo de Sogn - uno de los más largos y profundos del planeta, con 204 kilómetros de extensión y paredes de cientos de metros de altura desde el nivel del mar -, el fiordo de Nærøy es uno de los dos brazos en los que se ramifica el fiordo de Aurland al llegar al condado de Vestland. El otro brazo, con el propio nombre de Aurland, esconde en su primer tramo un rincón donde se asienta un pequeño pueblo enclavado entre paisajes de película, de magnitudes ciclópeas.

AntKus / ISTOCK

Undredal es uno de esos lugares mágicos que nos hacen volar la imaginación. Al acercarnos, como si nos adentráramos en otros mundos, tenemos la firme impresión de estar aproximándonos al mítico Rivendel, el hogar de los elfos oculto entre las colinas de las Montañas Nubladas. No obstante, Rivendel significa «valle estrecho» en la lengua élfica, y los impresionantes relieves de los fiordos no pueden ser más acordes a esta descripción. No es casualidad que estos paisajes nos evoquen mundos fantásticos, pues Undredal y su entorno ya sirvieron de inspiración para la primera película de Frozen.

alxpin / ISTOCK

Situado a mitad de camino entre el punto donde comienza el fiordo de Aurland y su punto final, donde se ubica el famoso pueblo de Fam - otro de los puntos más bellos de Noruega junto con Undredal, desde donde parte el conocido Flamsbana, un tren cuyo recorrido de veinte kilómetros es seguramente uno de los más bonitos de Europa -, la pequeña población de casas de madera en la que habitan poco más de medio centenar de personas, fue un lugar muy poco accesible hasta hace treinta años. Un hecho que pudo facilitar la conservación de las actividades tradicionales de las gentes de estos lugares.

Flamsbana, Noruega | redtea / ISTOCK

Un pequeño mundo donde reinan las cabras

Undredal es célebre por su maravilloso entorno pero también lo es por algunos de sus «habitantes»: las cabras. Sobrepasando ampliamente a los habitantes humanos en número, estos mamíferos son la razón de ser de una actividad adaptada al aislamiento y la supervivencia de los antiguos moradores de estas tierras.

Estos animales se acomodaron perfectamente a los paisajes abruptos de los fiordos y crearon una conjunción perfecta con los modos de vida de sus habitantes gracias a su leche. Este producto, transformado en queso, permitía soportar los periodos de aislamiento que se daban a lo largo del año debido a la dificultad del acceso al exterior, y representaban un mejor bien para el comercio que la leche fresca.

Undredal, Noruega | Ole Christian Flaam / ISTOCK

Es así como en Undredal podemos encontrar una tradición de producción de quesos de cabra que se ha convertido en una cultura ligada a estos paisajes, en los que son típicas las granjas – algunas de ellas abandonadas han permanecido como fieles testigos de la actividad trashumante de los pastores de estas tierras -. Es por ello que este enclave es un lugar perfecto para descubrir las históricas formas de producción del queso de cabra noruego, así como para su degustación.

Más allá de la presencia de cabras, Undredal nos sorprende también por el conjunto de casas de madera de diferentes colores entre las que sobresale la aguja de la iglesia de la localidad. Esta iglesia, conocida anteriormente como «Capilla de San Nicolás», fue construida a mediados del siglo XII y remodelada en el primer tercio del siglo XVIII para darnos el aspecto actual. 

Leamus / ISTOCK

Pero lo verdaderamente destacable de este templo es que se trata de la iglesia más pequeña de toda la región escandinava. Una reducida construcción en un diminuto pueblo, que además cuenta con la estación de gasolina más pequeña de Europa. Todo un mundo en miniatura que contrasta enormemente con los espectaculares y grandiosos paisajes de los más largos y profundos fiordos de la Tierra.